Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Música Colectiva

12:05 13:59

Próximo programa

Somos una banda

14:00 14:59


CLOACAS REGIONALES EN SIERRAS CHICAS

Escrito por el 10 de septiembre de 2023

*La denuncia fue presentada ante la Justicia de la Provincia de Córdoba, por el Dr. Raúl Montenegro, la Prof. Especialista Susana Rocha y el Abogado Ambientalista Juan Smith.* La denuncia fue presentada ante la Fiscalía de Instrucción 4 Turno 6 de la Ciudad de Córdoba, a cargo de la Dra. Jorgelina Gutiez. *La Cloaca Regional en Sierras Chicas pasa por el Río Isquitipe. Denuncian a Funcionarios Provinciales y Municipales por la obra de Cloacas Regionales para Sierras Chicas, llevada adelante en abierta violación a las leyes vigentes en la Provincia y la Nación.*

*La obra corresponde al “Sistema de desagües cloacales de Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende y Saldán”.*

En de Hormigas y Cigarras entrevistamos a  Susana Rocha Profesora especialista en este tema

 

*Piden que hasta tanto se haga la Evaluación de Impacto Ambiental “se suspendan las obras y los efectos de contratos celebrados ilegalmente”.*

Córdoba, Argentina, 22 de agosto de 2023. La fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), informó que el Dr. Raúl Montenegro, la Profesora Susana Rocha y el Abogado Ambientalista Juan Smith, “denunciaron penalmente al Secretario de Ambiente de la Provincia Juan Carlos Scotto y a diversos funcionarios Municipales por la realización ilegal de la obra ‘Sistema de desagües cloacales de Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende y Saldán Tercera etapa’ que ya ha producido daños ambientales irreparables”.

 

El gobierno provincial y los municipios involucrados, con la excusa de una obra que sin duda es necesaria, pero que tenía alternativas social y ambientalmente de notable menor impacto negativo, emprendió contra bienes comunes, en este caso el río y costas del río Isquitipe, de una manera brutal e inhumana. Tanto la torpeza como la ilegalidad de la obra daña además el patrimonio turístico de Sierras Chicas, y la condena a futuros derrames cloacales de impredecibles consecuencias ambientales y sanitarias.  

 

La denuncia fue presentada ante la Fiscalía de Instrucción 4 Turno 6 de la Ciudad de Córdoba, a cargo de la Dra. Jorgelina Gutiez.

 

Conforme a la presentación, Raúl Montenegro, Susana Rocha y Juan Smith formularon denuncia “contra quienes resulten responsables de la probable comisión de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad (Art. 248 del Código Penal), de funcionarios tanto municipales como del gobierno de la provincia de Córdoba, entre ellos el Secretario de Ambiente, los integrantes de la Comisión Técnica Interdisciplinaria (CTI), y el o los firmantes del Dictamen Técnico Legal de la Resolución N° 314 que autorizó las obras del Sistema de desagües cloacales de Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende y Saldán”.

 

Los presentantes solicitaron, además, que se investiguen las actuaciones de la Administración de Recursos Hídricos de la Provincia.

 

El Dr. Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y premio Nobel Alternativo 2004, indicó que “En una obra cuyo eje principal de obra es una colectora cloacal que recibirá colectoras secundarias de distintas localidades, ello para el transporte de líquidos cloacales crudos, tanto el recorrido de la colectora principal, como los sitios de conexión entre esa colectora principal, y las colectoras afluentes, son aspectos críticos y fundamentales. En el proyecto original presentado con Estudio de Impacto Ambiental, y debatido públicamente, la traza no pasaba por cauce de río. Es decir, lo hacía por calles y tramos urbanos, y eventualmente, mediante cruces aéreos de la colectora sobre el río, sin relación directa con el cauce atravesado. En el proyecto modificado y presentado como Aviso de Proyecto, la traza de la colectora cloacal fue dramáticamente cambiada, y pasó a tener como lugar de construcción cauce de río (ver arriba las definiciones pertinentes). Este cambio es de una magnitud e implicancias formidables. Los expedientes administrativos vinculados a la obra, independientemente de las consideraciones jurídico-administrativas mencionadas ut-supra, tanto a nivel de Aviso de Proyecto presentado, como de evaluación de ese Aviso de Proyecto por la Secretaría de Ambiente, muestran que, prima facie deliberadamente, no se evaluaron los riesgos socio-ambientales de la nueva traza. Esta omisión no solo es violatoria de normativa vigente, sino que contradice normas básicas y elementales de gestión ambiental. Lo más grave de todo lo dicho hasta aquí es que, montada sobre irregularidades, ilegalidades, y actos maliciosos de todo tipo, la obra se comenzó y sigue desarrollando ante la perplejidad de los vecinos que ven cómo la colectora se extiende: a) Sobre cauces de ríos produciendo todo tipo de tropelías ambientales, ignorando por completo los riesgos que implica ese tendido para el cauce, las aguas superficiales, la salud y la vida de las personas; y b) Sobre los riesgos para la integridad estructural a largo plazo de la colectora misma, dada su localización y pasaje por cauces de ríos, pues la crecidas excepcionales, y el disfuncionamiento crónico de las cuencas de aporte, con aporte de materiales destructivos, podrían provocarle graves roturas y derrames a gran escala. Resulta inadmisible y técnicamente inaceptable que el gobierno de la provincia de Córdoba haya cambiado el lugar de traza de la colectora cloacal, bastardeando el sistema administrativo de evaluaciones, y violando en forma temeraria e impune leyes vigentes. Para que quede clara la gravedad y consecuencias altamente probables que implica el cambio de traza, pasando de un proyecto de traza en calles y zonas de no cauce de ríos, a un proyecto de traza en cauce de ríos, se detalla a continuación la naturaleza de esos impactos socio-ambientales, todos los cuales –insisto- no fueron considerados ni en el Aviso de Proyecto (del gobierno de la provincia de Córdoba), ni en la evaluación que hizo de todo el proceso administrativo y del Aviso de Proyecto presentado, la Secretaría de Ambiente del gobierno de la provincia de Córdoba.”

 

La Especialista Susana Rocha, expresó: “En este último año los vecinos atestiguamos con profunda desazón, melancolía e impotencia la devastación de la arboleda añosa que había sobrevivido a la creciente de 2015, de los estragos en el cauce, costas y ambientales aledaños del mencionado curso de agua. Esta sensación de congoja no es la mera subjetividad del vecino, sino que se encuentra subsumida en el corazón mismo de la concepción de Ser humano en la era transhumana. En otras palabras, no es síntoma de la rememoranza nostálgica de un escaso grupo de vecinos y ambientalistas que se oponen laxamente a una promesa que presagia un futuro próspero de la mano del progreso indefino, sino que trasciende las barreras del municipio, de la provincia para visibilizar un problema planetario ineludible e irreversible, que compromete a los gobiernos, al mundo académico, industrial y a la ciudadanía en general.  Tanto es así, que en el año 2000 el premio nobel de química Crutzen en coautoría con el limnólogo Stoermer  denominaron a esta era geológica con el término  antropoceno para dar cuenta del accionar del anthros (ser humano),  de la intervención sobre el ecosistema terrestre. Así mismo, vale agregar que la comunidad científica acuño esta voz desde distintos campos del saber para reflexionar acerca de las acciones de los humanos en lo no humano.  Al respecto, se puede citar una bibliografía profusa y significativamente importante. Finalmente y en lo particular, hemos asistido como testigos comprometidos a las intervenciones sobre el cauce del río, siendo de una dimensión ominosa, con grandes excavaciones sobre su lecho, pozos de gran profundidad, colocación de tuberías por debajo y en forma paralela al mismo. Esta maquinaria de gran porte, en cantidad a lo largo y ancho del cauce del río, son fuentes de contaminación por sí misma; sumados a la construcción de gaviones en sus orillas causales de la destrucción total del paisaje natural. En palabras de Peter Sloterdijk (La época (criminal) de los monstruoso” En: Sin salvación ,2011) nos encontramos en la era de lo monstruoso hecho por el hombre: “Moderno es todo aquel que ha sido tocado por la conciencia de que, además de la inevitable testificación, se halla implicado en una especie de coautoría de actos monstruosos de tipo reciente. Si se le pregunta a un moderno: “¿dónde estabas cuando se cometió el hecho?”, su respuesta es: “Me hallaba en el lugar del crimen”.

 

Por su parte Juan Smith precisó: “Oportunamente la Secretaría de Ambiente del gobierno de Córdoba evaluó el Estudio de Impacto Ambiental de la obra de colectora cloacal de Sierras Chicas que no pasaba por cauce de ríos, sino por calles y otros sitios urbanos y rurales (EIA presentado el 12 de mayo de 2017 ante la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba, por el Ingeniero Alberto Bresciano), obra que obtuvo la correspondiente Licencia Ambiental (10 de julio de 2017). Posteriormente el gobierno de la provincia introdujo un cambio fundamental en el proyecto. Ese cambio hacía pasar la colectora cloacal de Sierras Chicas por cauce de río, lo cual invalidaba el Estudio de Impacto Ambiental presentado oportunamente, y dejaba sin efecto la licencia ambiental otorgada. En lugar de hacer y presentar un nuevo Estudio de Impacto Ambiental dado el cambio de traza de la colectora cloacal, el gobierno de la provincia presentó un Aviso de Proyecto que incluía el cambio de traza, cuando correspondía hacer nuevo Estudio de Impacto Ambiental y la correspondiente Audiencia Pública. Dicho procedimiento (la presentación del Aviso de Proyecto con nueva traza): a) Es prima facie violatorio de normas vigentes, pues correspondía realizar y presentar Estudio de Impacto Ambiental, y convocar a Audiencia Pública; b) Es malicioso, pues al eludir la realización y presentación de nuevo Estudio de Impacto Ambiental, sin que se evaluaran los impactos socio-ambientales de la nueva traza, se evitó deliberadamente la demora administrativa y pública que ello hubiera implicado; c) Dejó en evidencia, prima facie, la connivencia de la Secretaría de Ambiente con los responsables administrativos del gobierno de la provincia que presentaron el proyecto de nueva traza, pues aceptaron el ingreso del Aviso de Proyecto (lo que no correspondía), y al evaluarlo omitieron además los impactos socio-ambientales negativos de la nueva traza; c) Lo hecho y autorizado por el gobierno de la provincia representó una burla administrativa para el público y las futuras generaciones de cordobeses, expuestos a las consecuencias negativas y futuras de la nueva traza de colectora cloacal, con sus eventuales impactos sobre el ambiente, la actividad turística y la salud de las personas; y d) Habilitó una obra que podrá sufrir graves daños por alteraciones en el modelo normal de funcionamiento de la cuenca (crecidas excepcionales, bajantes excepcionales), relacionados o no con el Cambio Climático Global. Lo anterior podría agravar los efectos negativos ya mencionados anteriormente a nivel de ambiente, actividad turística, y salud de las personas”.

 

El abogado ambientalista Juan Smith, quien acompaña numerosas luchas de comunidades afectadas por gobiernos y empresas que violan la ley, señaló, además, que “La desinformación en materia medioambiental es el andamiaje por el cual Gobierno Provincial y Municipios se mueven con total comodidad. La denuncia es el corolario de incesantes pedidos de información Pública Ambiental solicitada y que desoyen, omitiendo responder y entregar la documentación con la que cuentan”

 

Finalmente, el Dr. Raúl Montenegro repasó los impactos que no se evaluaron, y que por lo tanto tampoco fueron presentados a las vecinas y vecinos afectados: “No se consideró la variable llamada de ‘carga cloacal acumulada’, esto es, que a medida que la colectora cloacal se desplaza ‘aguas abajo’ va conteniendo cantidades adicionales de líquidos cloacales. No se consideró que con el cambio de traza todas las colectoras secundarias pasan a dirigirse, con su contenido de líquidos cloacales, a la colectora principal y por lo tanto, al cauce del río. Esto implica que los riesgos por rotura o derrame no solo pueden ocurrir a nivel de la colectora principal, sino también a nivel del entronque de las colectoras secundarias con la colectora principal. No se modelaron las plumas de contaminación para eventuales roturas de distinta magnitud en toda la traza, y en los lugares de afluencia de las colectoras secundarias, en su ingreso a la colectora principal. Esas plumas de contaminación incluyen, entre otras variables (la mayoría no considerada): volumen de líquido cloacal derramado; geomorfología del cauce y altimetría zonal; cantidad de agua presente en el río al momento del derrame (metros cúbicos por segundo del agua circulante); y naturaleza de las zonas potencialmente impactadas (por ejemplo, densidad de población; presencia de instituciones críticas en el área de derrame). No se evaluó que el actual cauce usado para pasaje de la colectora cloacal principal (agua de río, riberas, su biodiversidad), está aún fuertemente impactado por los cambios que produjo la letal crecida del río Ceballos en 2015. Irresponsablemente el proyecto modificado del gobierno de la provincia, y la evaluación del Aviso de Proyecto por la Secretaría de Ambiente del gobierno de Córdoba de ese Aviso de Proyecto, no incluyó ninguna evaluación del nivel de afectación remanente tras la letal crecida del río Ceballos en 2015, entre muchos otros”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *