Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Próximo programa

Música Colectiva

12:05 13:59


Testimonio de Ana Fernández durante sus recorridas en el subte

Escrito por el 16 de noviembre de 2023

 

Se trata de Ana Fernández, hija de Ana María Careaga, detenida-sobreviviente de la dictadura militar y nieta de Esther Ballestrino, una de las Madres de Plaza de Mayo que fue secuestrada en la Esma y asesinada en los vuelos de la muerte. Ana nació en Suecia producto del exilio y hoy se sube a los subtes para seguir construyendo memoria.

 

El vuelo a Suecia partió de Río de Janeiro, Brasil, a donde Ana María viajó junto a su compañero y a su hermana Mabel. Un día antes de que salga el avión, su madre, Esther Ballestrino de Careaga -quien durante el secuestro de Ana María había fundado Madres de Plaza de Mayo junto a un grupo de mujeres que buscaban a sus hijos- se trasladó a Brasil para llevarles a Carlitos, el hijo de pocos meses de Mabel. 

En ese momento, no hubo manera de convencerla para que también se exiliara, según contó Ana María años atrás en una entrevista. «Mi mamá viene a Brasil con mi sobrino y después vuelve a la Argentina. Vuelve a la Plaza, las Madres le dicen ‘¿Qué haces vos acá si ya recuperaste a tu hija?’ Y ella dice: ‘Yo voy a seguir hasta que aparezcan todos, porque todos los desaparecidos son mis hijos'», relató la sobreviviente del Club Atlético.

«Cuando llegamos a Suecia, fuimos a un campamento para refugiados. El 11 de diciembre de 1977 nace mi hija Anita. Nosotros teníamos dos llamadas gratis para hacer desde el campamento, porque en ese momento las comunicaciones no eran tan fáciles como ahora. Una la hicimos para avisar que habíamos llegado bien y la otra la habíamos reservado para contar cuando naciera la bebé. El 11 diciembre, el día del nacimiento de mi hija, llamamos y nos enteramos que el 8 mi mamá había sido secuestrada por la Armada», lamentó Ana María. Esther Ballestrino de Careaga fue secuestrada en diciembre de 1977, en el marco de  cinco operativos que se llevaron a cabo entre el 8 y 10 de ese mes, en el que también fueron secuestradas las madres Azucena Villaflor y María Ponce; los familiares Angela Aguad, Remo Berardo, Julio Fondevila y Patricia Oviedo; los militantes políticos Horacio Elbert, Raquel Bulit y Daniel Horane y las monjas francesas Leonie Duquet y Alice Domon.

«Los 12 de la Santa Cruz», como ellos mismos se autodenominaron en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde permanecieron entre 4 y 6 días encerrados, fueron arrojados al mar en los llamados «vuelos de la muerte» el 14 de diciembre de 1977.

 

«En la Esma estaba el Tigre Acosta, un genocida que hoy pide que voten a Milei. Quiero vivir acá, quiero que podamos vivir diciendo nuestras diferencias sin miedo a que nos secuentren, a que nos torturen. Eso Nunca Mas. Por la democracia, no voten a Milei», expresó Ana.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *