Puerto Rico – Renegociación de deuda sobre la base de un nuevo ajuste a la población trabajadora

Escrito por el 13 de julio de 2015

A fines del mes de junio se conoció el llamado “Informe Krueger” en el que la ex funcionaria del FMI, Anne Krueger, aconsejó las medidas a tomar por parte del gobierno de Puerto Rico para acceder a una refinanciación de su deuda externa que ronda los 73.000 millones de dólares. En Piedra Libre nos comunicamos con el economista Argeo Quiñones (1). quien da su punto de vista sobre la situación económica de la isla, Estado Asociado a los EE.UU. Sin la posibilidad de un salvataje por parte de EE.UU el gobernador Alejandro García Padilla ha decidido adoptar las medidas recomendadas lo que aportará a más desigualdad y más migración.

Descargar (click derecho + guardar enlace como…)

 

Puerto Rico es una isla en el Caribe, la menor de las Antillas Mayores con una superficie de 9.100 km2 aproximadamente. (Menos de la mitad de la prov de Tucumán) y alberga a más de 3 millones y medio de habitantes.
Es un territorio no incorporado de Estados Unidos. Esto significa que Puerto Rico pertenece a Estados Unidos, pero no forma parte de ellos. Todo lo relacionado a la moneda, la defensa, las relaciones exteriores y la mayor parte del comercio entre Estados cae bajo la jurisdicción del gobierno federal. El gobierno de Puerto Rico tiene autonomía fiscal y el derecho de cobrar impuestos locales. Comenzamos la entrevista a Argeo Quiñones solicitando nos pusiera en contexto lo que significan estos 72.000 millones de dólares de deuda externa.
“72.000 millones de dólares es aproximadamente el producto nacional bruto del país, lo que hoy en día se conoce como el Ingreso Nacional Bruto. Esa es la categoría que tienen Puerto Rico para las mediciones de bienes y servicios a precios de mercado durante un año. En Puerto Rico no usamos el Producto Interno Bruto porque la diferencia entre estas dos medidas es de aproximadamente 33.000 millones de dólares a favor del PIB que salen como rendimientos de capital, rendimientos a la inversión le llaman.  Tenemos aquí un problema de un modelo económico, que se ha basado desde su inicio, allá por 1947, en los postulados del capitalismo de libre empresa, libre comercio entre EE.UU y Puerto Rico. No hay restricciones para la inversión extranjera directa o indirecta. De hecho se ha recurrido sobremanera a la inversión externa y a los mercados externos para el desarrollo. El papel del Estado se ha centrado en proveer de todo tipo de incentivos fiscales a la empresa privada, proveyendo infraestructura, proporcionando subsidios para viajes y de otras índoles. La política de desarrollo se basó en que una tasa de crecimiento elevada resolvería con el tiempo el problema de la distribución. El índice de Gini en este país es de 0,547 (NdeR: Un índice de Gini de 0 representa una equidad perfecta, mientras que un índice de 1 representa una inequidad perfecta). Entonces existe un gran problema de desigualdad en Puerto Rico con un índice de pobreza del 45% sobre las categorías de los EE.UU. Existe también una gran emigración puertorriqueña hacia los EE.UU. De hecho se ha intensificado en los últimos 5 o 6 años. Hace 9 años, desde 2006, la economía puertorriqueña entro en una fase de estancamiento y contracción de la cual no ha logrado recuperarse. De manera que estamos llegando ahora al momento más crítico de este proceso de crisis y es aquí donde viene la intervención de esta señora Krueger (Anne Osborn Krueger) que ha trabajado para el FMI y que lo que ha hecho es básicamente repetir o reproducir para Puerto Rico lo que en algún momento se le llamó el Consenso de Washintong que se ha aplicado en Argentina y en otras partes del mundo. Es la política de austeridad, el aumento de las contribuciones, la liberalización aún más de las corrientes de capital: la medicina amarga. Privatizaciones, más austeridad, más sacrificios, más desigualdad”, explicó Quiñones.
En este contexto el gobernador Padilla ha hecho propio el informe Krueger. Respecto a esta decisión explica Quiñones; “El gobernador ha aceptado por completo las recetas del informe Krueger. Inclusive han ido un poco más lejos porque aquí en Puerto Rico aplica la ley del salario mínimo federal de EE.UU y ellos están pidiendo que seamos exentos de ese salario federal mínimo para bajar aún más los salarios. En estas condiciones de un alto costo de vida y un nivel elevadísimo de impuestos al consumo, a la renta a la propiedad, donde se le dan más de 80 leyes de exenciones contributibas al capital, a nosotros nos quieren bajar los salarios, nos van a recortar servicios públicos, de manera que el gobernador ha hecho suyas estas recomendaciones del informe Krueger.
Consultado sobre las resistencias que este plan de ajuste podría desencadenar el economista agregó: “Lamentablemente no hemos desarrollado esa capacidad de lucha que no solamente en Grecia sino que también ustedes han desarrollado. Acá en Puerto Rico tenemos una válvula de escape muy poderosa, especialmente la emigración hacia EE.UU. El malestar que podría gestarse en una economía cerrada, si no tuviera movimiento de población no está y no se produce la respuesta política de otras partes del mundo como Podemos, Syriza, etc. Hay resistencias especialmente en el plano educativo. Estamos tratando de generar una conciencia sobre quienes llevamos el peso del modelo económico sobre nuestras espaldas y ver si nuevas generaciones políticas pueden dar una respuesta a este problema que no es otra cosa que un problema de relaciones de poder asimétrico.
Por primera vez en 200 años hemos perdido población. Ha habido un éxodo masivo en estos últimos 5 o 6 años. Ese es el cuadro que tenemos para en frente y gobiernos que siguen fallando a favor de los ajustes estructurales neoliberales. Es una receta que requerirá que el pueblo haga fila para donar sangre y pagar la deuda”.  Y agregó, “Si no hay espacio para que la economía crezca y crezcan oportunidades, mejore la distribución del ingreso esa deuda es impagable y nos la van a seguir facturando a la clase trabajadora”.

Teniendo en cuenta que el estatus político de Puerto Rico ha generado resistencias y las resistencias han generado asesinatos y matanzas como la de Jayuya en 1950, además de detenidos, judicializados y dirigentes presos por más de  33 años, consultamos a Argeo Quiñones sobre si se puede esperar alguna respuesta desde los movimientos independentistas; “Hay que reconocer que no necesariamente por ser independentista se es anticapitalista o anti neoliberal. Esta es una distinción bien importante porque aquí tenemos un problema de relaciones y de luchas de clase que hay que asumirlas como tal y que muchas veces las diferencias por la relación con los EE.UU las encubre. La gente en vez de considerarse como trabajadora se considera como independentista. El gran reto es que la población en general comience a considerarse como gente trabajadora, gente que está siendo sometida a un sacrificio que ya dura 9 anos”.

(1) – Argeo Quiñones Pérez es economista y profesor en la Universidad de Puerto Rico, Facultad de Ciencias Sociales a cargo de las Cátedras de Desarrollo Económico; Historia Económica; Economía Internacional.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background