Nombrar lo que duele: “Si todos habláramos de Sabi tendríamos justicia más rápido”

Escrito por el 24 de julio de 2019

sabina condori garnicaSe cumplieron 3 meses del femicidio de Sabina Condorí Garnica en La Rioja. La niña de 11 años  participaba activamente de las actividades que a dos cuadras de su casa realizaban los pibes y pibas del movimiento de organización popular “La Poderosa” en el barrio Virgen Desatanudos, un caserío montado tras una toma masiva de terrenos desocupados históricamente. En el dialogamos con Ayelén Silva, de La Garganta Poderosa, quien nos contó cómo sigue la lucha y la continuidad del abandono por parte del Estado. 

AUDIO: Descargar

La tarde del 14 de abril, Sabina salió de su casa al almacén. En el camino la raptaron, abusaron de ella, la mataron y luego la tiraron en un baldío a pocos metros de su casa. Desde ese día, la jueza Gabriela Asís del Juzgado de Violencia de Género y Protección de Menores investiga qué paso, quiénes y cómo lo hicieron, mientras ya imputó a cuatro personas que hoy se encuentran detenidas en la Alcaidía de La Rioja: José «Chino» Nievas, como presunto autor de la violación y el femicidio, sus tíos Jonathan Farías y Diego Nievas, que fueron los primeros detenidos (en estos tres meses pidieron declarar, se abstuvieron, y finalmente lo hicieron), y Roque “Salteño” Rodríguez, que fue detenido en el paraje “La Esperanza” a unos kilómetros de La Rioja, luego de una intensa búsqueda un mes después y cuya participación sería como coautor del delito.  

Ayelén Silva comenzó caracterizando el trabajo que vienen haciendo: “Nosotrxs ahora estamos en la zona sur en el barrio Virgen Desatanudos y en el barrio 11 de Junio; empezamos con actividades como para los más chicos, que fue el gancho para ingresar al barrio para que nos conocieran, para que nosotros conociéramos también la realidad de cada barrio”, expresó.

“Lxs chicxs siempre son lxs primerxs que se acercan cuando no tienen una actividad o una propuesta. Es entendible que al principio por ahí no sean tan abiertxs porque cada barrio, cada comunidad, está cansada de promesas, que vienen, te saludan un día, te caen con un festejo y no aparecen más, vuelven cada cuatro años y con intenciones eleccionarias. De a poquito, con actividades que también incluían a las familias, pudimos comentarles quiénes éramos, qué era lo que hacíamos” agregó la entrevistada.

Silva cuenta que lo fundamental para su organización es lograr que el barrio empiece a trabajar de manera más unida, de manera más organizada, y así poder conseguir mejoras para el mismo barrio que impacten y mejoren la realidad que viven todos los días, y eso implica moverse para conseguir organización en el barrio, como también generar de trabajo que generen un ingreso, aparte del que ya tienen.

Entre las actividades que se desarrollan en el barrio para los chicos, cuentan con apoyo escolar, , clases de , clases de arte, más el merendero diario y el comedor dos veces por semana. 

En relación al “Plan estratégico de seguridad” anunciado por el gobierno provincial, Silva remarcó que en los barrios existe un abandono total, y eso solo genera exclusión y desigualdad.  “Van matando a la gente: el hecho de que un barrio no tenga luz, no tenga agua, tenga que estar conectando clandestinamente, con lo peligroso que es eso, siendo que su casa es de nylon, no puede ser algo seguro para una familia que tiene un montón de niños en su casa, que no tienen trabajo; los fríos que han estado pasando estos días fueron terribles”.

Seguridad no es llenar la calle de policías. Eso los barrios lo tienen bien claro. Las preocupaciones deberían ir por otro lado: salir al barrio, conocer las realidades de cada barrio, caminar por las calles de tierra, caminar y sentir el olor de las cloacas, caminar y darse cuenta de la basura que hay a la vuelta, de todas las enfermedades a las que las personas que lo habitan están expuestas. Hablar de seguridad también implica eso.

Consultada sobre si el femicidio de Sabina marcó alguna inflexión, Ayelén Silva aseguro que no, que “ese mismo día quizá sí aparecieron dos o tres para querer figurar pero no hubo absolutamente ni un solo cambio, y eso que no nos hemos quedado en el molde estos tres meses, por ahí te recibían y decían  ‘qué trágico todo lo que pasó, ya lo solucionamos’, y nada”.  

Se cumplieron los 90 días del plazo de las pruebas en medio de la feria judicial, y los tiempos de la justicia poco tienen que ver con el de los barrios. Hasta ahora no hay certezas respecto  a lo que paso con Sabina, y los días siguen pasando. Hay una falta total de acompañamiento por parte del Estado.

La militante dijo que la consigna de Justicia por Sabina se eleva cada vez más alto: “Porque no sabemos nada, no se cumplen los plazos, esta todo parado, no hay novedades, no hay avances. Intentamos que esos procesos se aceleren: desde hace una semana venimos pinchando por distintos lados, de hecho el sábado se hicieron intervenciones en el centro, en algunos lugares, en algunas plazas”.

Lo importante, asegura Silva, es hablar de lo que pasó para que no vuelva a pasar, para que no haya ninguna Sabina más, para que no exista más abandono en los barrios. Es en el silencio donde muchas veces terminan por perecer algunas luchas. El silencio no es salud. Por eso hay que gritar bien fuerte el nombre de Sabina, para que no la silencien a ella, ni a ninguna piba más.

Fuente: Red Nacional de Alternativos: Ver original


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background