Canción actual

Título

Artista

Programa actual

Son & Se Hacen

17:00 19:00

Próximo programa

Mas Vale Magazine

19:00 21:00


Inicio del juicio a Balbuena, el espía de la federal en la Agencia Walsh

Escrito por el 22 de marzo de 2023

La semana pasada comenzó el juicio al policía Américo Alejandro Balbuena y a dos de sus jefes, por haber realizado espionaje ilegal a decenas de organizaciones sociales, políticas y de lucha, durante los 10 años que estuvo infiltrado en la Agencia Rodolfo Walsh.
En «Son & Se Hacen» hablamos con Carlos Platkowski, abogado de la querella y miembro del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH), para conocer las novedades luego de tres días de audiencias testimoniales.
Balbuena, un Oficial Mayor del Cuerpo de Inteligencia Criminal de la Policía Federal, se aprovechó de su pertenencia a la Walsh (un medio alternativo, comunitario y popular) para tener acceso a cientos de dirigentes, delegados, luchadores y victimas de la represión estatal.
Su juicio, junto a Alfonso Ustares y Alejandro Sánchez, jefes de la División Análisis, es el primero donde sientan en el banquillo de los acusados a policías investigados por actividades de espionaje ilegal.

La semana pasada declararon muchas de las victimas de espionaje y los testimonios son contundentes. En primer lugar Americo Balbuena intentó infiltrarse en Radio FM La Tribu, medio comunitario y alternativo de la Ciudad de Buenos Aires, donde estuvo muy poco tiempo. Luego participó durante años en la Agencia Rodolfo Walsh, donde declararon Oscar Castelnovo y Rodolfo Grinberg, quienes manifestaron que el policía haciéndose pasar por movilero y responsable de la agenda de actividades y protestas conocía e inflitraba la información de quiénes eran los dirigentes, qué se discutía en las asambleas, cómo se organizaban internamente, cómo se financiaban y cuales eran sus medidas de seguridad para protegerse.

Platkowski manifiesta que fue muy conmovedor escuchar a Grinberg, fundador de la Agencia, contar cómo confió en Balbuena, ya que se conocían desde la infancia, sin saber que éste era policía y pertenecía al cuerpo de espías desde 1982. Durante su breve estadía en Radio La Tribu cometió algunos errores, preguntando e intentando obtener información de manera excesiva, hasta que le dijeron bromeando: «¿vos no serás servicio?», tras lo cual desapareció por completo de los medios alternativos por unos meses, hasta encontrarse con Grinberg y aprovecharse del vínculo que tenían de la infancia. Al formar parte de la Agencia Walsh,  Balbuena, en su rol de movilero, estaba al tanto de los conflictos políticos sindicales, sociales y barriales que mas le interesaba conocer a la Policía Federal.

Algunos de los testigos de estos hechos fueron Cristian Castillo, Vilma Ripoll, Claudio Dellecarbonara, M. del Carmen Verdú y familiares de Cromañón, entre otros.

Platkowski nos describió cómo se movía Balbuena entre las organizaciones: «preguntando muchas veces, haciendo notas larguísimas esto relataron todos los testigos… y con su pequeño grabador que decía «Agencia Walsh», donde le permitía entrar como un pulpo y acceder a toda la información en forma radicular, en forma permanente como si fuera una fibra óptica de la Policía Federal hacia las organizaciones, hacia los que luchaban…» «Todos lo recuerdan como una persona que no tenía horarios» Esto último fue muy importante en el juicio, ya que era llamativo que, como supuesto integrante de un medio comunitario, pudiera dedicarle tanto tiempo, horas y días enteros a escribir notas y cubrir protestas. Por ende durante las indagatorias al preguntarles a Alfonso Ustares y Alejandro Sánchez, los jefes de división, sobre cual era el horario y qué trabajos hacia Balbuena en la policía, no pudieron dar explicaciones porque era evidente que su única tarea era ser espía a través de la Agencia Walsh.

Platkowski nos cuenta que el trabajo de espía ilegal de Americo Balbuena era eficiente y su rendimiento iba aumentando año tras año en la Policía Federal, desmintiendo lo manifestado por la defensa de que  era una persona con «pocas luces», sin capacidades y que en realidad lo que hacía el cuerpo de información de la policía era intentar ayudar a los manifestantes, para tratar de ordenar el transito y que todo el operativo terminara bien. Frente a esto último dice: «Esto es una burla hacia todas las personas que murieron por las balas de la Policía Federal»

Para finalizar, el abogado nos manifiesta que costó mucho llevar a juicio la causa, que hubo muchos obstáculos, por eso tardó 10 años en poder concretarse y que este funcionamiento es utilizado para generar miedo, crear causas penales, poder reprimir y hacer cosas aún peores, por eso es tan importante darle batalla y lograr que se termine. El cuerpo de inteligencia de la Policia Federal habilita poder ser espía y tener otro trabajo en el ámbito público y privado, esto responde a leyes de los años 60 que deben llegar a su fin, ya que son políticas de estado de los gobiernos de facto y de los gobiernos constitucionales que los mantuvieron para sus propios intereses y a su servicio.

 

Entrevista a Carlos Platkowski


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *