Comenzó el juicio al policía que disparó contra Lucas Cabello

Escrito por el 23 de agosto de 2019

 

 

En la mañana de ayer el TOC 1 comenzó el juicio a Ricardo Ayala por intento de homicidio a Lucas Cabello. El imputado, se negó a declarar. Llegó a esta instancia en libertad y revistando en la Policía de la Ciudad. En la primera jornada se leyeron las imputaciones y la declaración hecha por Ayala en otra instancia procesal. Fueron cuatro los primeros testigos de este juicio, cuyo comienzo se postergó en dos oportunidades. Cabello se encuentra en silla de ruedas y con la probabilidad de quedar con problemas neurológicos graves de por vida.

 

Pasadas las 10:30 de ayer dio comienzo el juicio a Ricardo Ayala, el policía que el 9 de noviembre de 2015 disparó tres veces a quemarropa a Lucas Cabello. El juicio había sido postergado en febrero y en abril de este año. La calificación del delito que se le imputa a Ayala tiene matices según sea la fiscalía que instruyó la causa o las querellas, pero se puede sintetizar en “Homicidio agravado por el abuso de su función de miembro integrante de una fuerza de seguridad en grado de tentativa, en carácter de autor penalmente responsable”

El imputado se negó a declarar por lo que se leyó una declaración realizada por Ayala en otro momento del proceso en la cual el policía adujo que Lucas Cabello le apuntó con un arma y él repelió una posible agresión. Incluso señaló en el momento de hacer esa declaración, que no recordaba que hubiera disparado en tres oportunidades, sólo recordó haber realizado dos disparos.

El hecho así narrado no fue verificado hasta aquí por ninguno de los testigos y por el contrario, lo que se ha podido constatar y por lo que Ayala llega a juicio es que hizo tres disparos. Incluso tiró cuando Lucas ya estaba en el piso.

El policía tenía 20 años al momento de la agresión, revistaba en la Metropolitana y había recibido una instrucción, según explicó ayer, de unos diez meses, al cabo de la cual se le entregó una pistola Beretta 9mm y comenzó a cumplir funciones de calle. Se encontraba de consigna en la calle Martín Rodríguez 559 por una denuncia de una vecina hacia otra. Lucas vivía en el 561 y ambos lugares forman parte de un complejo habitacional de emergencia, lugares pensados por el Estado como vivienda transitoria pero que se han convertido en conventillos donde muchas familias viven hacinadas. Ricardo Ayala nació y vive en Florencio Varela y llega a esta instancia procesal en libertad. Pasó de la disuelta Metropolitana a la Policía de la Ciudad en condición de servicio efectivo, en situación de revista. Es decir, que no ha sido dado de baja. El año pasado rindió doce materias de la carrera de abogacía en un instituto privado.

 

Lucas Cabello también tenía 20 años al momento de recibir los disparos en la puerta de su vivienda. Uno le dio en una pierna, otro de los disparos le destrozó un testículo y un tercero produjo el estallido de las vértebras C5 con invasión del conducto raquídeo. Fue trasladado por vecinos hasta el hospital Argerich donde le salvaron la vida, pero las lesiones recibidas fueron tales que posiblemente le deje secuelas neurológicas de por vida. Ayer, su mamá, Carolina Vila Llorens, señaló que “Aunque no lo hayan matado, la vida se le arrebató igual”. El último informe incorporado a la causa, el 16 de febrero de este año, describió que Lucas presentaba paraplejia, parálisis de sus cuatro miembros y tiene una traqueotomía para poder respirar.

 

Alguna de las medidas tomadas por el TOC 1 en el día de ayer apuntaron a contener a familiares y amigos de Lucas, así como a las diferentes organizaciones sociales que lo acompañan. Entendiendo que la sala quedaría chica para la concurrencia esperada montaron una pantalla desde la que decenas de personas siguieron la primera sesión del juicio a un costado del lugar donde se desarrollaba, en el sexto piso del palacio de Tribunales. Simultáneamente, en la esquina de Lavalle y Talcahuano, organizaciones y de prensa alternativos montaron una radio abierta y desde esa actividad se acompañó a Lucas y su familia.

Representan legalmente a Cabello, la Dra. Gabriela Carpineti y el Dr. Adrián Albor. Actúa también como querellante la Liga Argentina por los Derechos del Hombre con la asistencia legal de los abogados Ataliva Dinani y Matías Busso. La fiscal del juicio es Irma Adriana García Nieto.

Por su parte Ricardo Ayala está representado por los abogados Santiago de Jesús y Alejandro Daniel Bisbal. El presidente del TOC 1 es el Dr. Adrián Pérez Lance.

En esta primera audiencia declararon como testigos la mamá de Lucas, su hermana y dos más, vecinas de la familia en el momento de la agresión.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background