En vivo

Título

Artista

Programa actual

Próximo programa


Chile. Pierde la extrema derecha en las elecciones presidenciales: Más de 10 puntos de diferencia

Escrito por el 19 de diciembre de 2021

Por Andrés Figueroa Cornejo

Con alrededor de un 55.8 % de los votos, el candidato de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, ganó la elecciones presidenciales contra el 44.1 % del ultraderecha José Kast. De todos quienes estaban posibilitados de participar en los comicios, lo hizo un 55 % del padrón electoral, o sea, alrededor de 8.500.000. Asimismo, entre ambos candidatos hubo una diferencia de casi un millón de votos.

En los comicios de la primera vuelta electoral efectuados el 21 de noviembre pasado, asistió a las urnas menos de la mitad de las personas habilitadas para sufragar, un 47.33 % del electorado, lo que correspondió a 7.114.318 votantes de un universo electoral de 15.030.974.

En esa ocasión, el extremista de derecha José Kast obtuvo un 27.9 % de los votos, equivalente a 1.961.122 sufragios, mientras que Gabriel Boric llegó al 25.8 %, igual a 1.814.809 papeletas. Luego, el candidato de la derecha populista Franco Parisi se quedó con un 12.8 %; el candidato de la derecha tradicional Sebastián Sichel con un 12.8 %; la candidata demócrata cristiana Yasna Provoste con un 11.6 %; el candidato progresista Marco Enríquez Ominami con un 7.6 %; y el candidato del Partido Comunista-Acción Proletaria Eduardo Artés con un 1.5 %.

La jornada del balotaje estuvo caracterizada porque la presencia de la locomoción colectiva, privada en el país, bajó ostensiblemente su circulación, mientras innumerables personas de las comunas más populosas del Gran Santiago, alejadas de sus centros de votación, se quejaron de un fenómeno que incluso fue catalogado como un “boicot premeditado” del régimen Piñera por parte de partidarios de sufragar contra el candidato José Kast.

Es más, el presidente del Consejo Directivo del Servicio Electoral, Andrés Tagle, sostuvo una conversación con la ministra del Transporte, Gloria Hutt, en la que le manifestó su preocupación por la frecuencia del público durante la jornada electoral, particularmente en la Región Metropolitana.

Por otra parte, la anticapitalista, aún fragmentada, antes de las elecciones se manifestó de dos maneras: llamando a no participar en los comicios institucionales; y también convocando a votar contra la ultra derecha.

Al respecto, uno de sus dirigentes expresó que, “Con las fuerzas que acompañan a Boric, se recompone la Concertación, aquella que tras la dictadura intensificó las políticas del capitalismo neoliberal impuesto por el pinochetismo. Con el espaldarazo de esas direcciones políticas, más el apoyo explícito de los ex presidentes Ricardo Lagos Escobar y Michelle Bachelet, entre otros, queda claro que los intereses de la actual administración de la Casa Blanca estadounidense están “salvaguardados”. Sobre todo en materia económica; en su política exterior anti-latinoamericanista (en particular contra y Venezuela); y ofrece superiores garantías de “paz social” para la inversión capitalista, su reproducción y sus condiciones destructivas antipopulares. Sólo nos resta la construcción de los instrumentos políticos de los sectores de lucha de las clases trabajadoras, populares e indígenas, y transformarnos en alternativa genuina de emancipación humana”.

Igualmente, el sociólogo de centro- Felipe Portales señaló que, “Creo que lo que tenemos que celebrar es que haya perdido Kast; por mucho que todo indicaba que así pasaría. Nos libramos de un horror y eso es muy positivo. Pero de Boric mismo y del Frente Amplio (FA), desde el 15 de noviembre de 2019, no hay mucho que esperar. Su gratuita y vergonzosa subordinación a las dos derechas constituyó un gran paso atrás y un gran engaño. Dios quiera que la Concertación derechizada volviese a sus raíces de centroizquierda en la Convención Constitucional y estén disponibles para volver a sus posiciones de centroizquierda aprovechando la feroz derrota de mayo de “la derecha” y -“arrastrando” al FA que tan poca consistencia ha demostrado- aprobar una Constitución que sustituya el “modelo chileno”. Pero creo que es extremadamente improbable…”

En desarrollo.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *