Beatriz Pedro: el proyecto de nuevo código urbanístico y de edificación de la ciudad 

Escrito por el 6 de noviembre de 2017

Códigos urbanístico y de edificación, sumando opiniones

En a Primera entrega , presenta el marco en el que se dan los proyectos.

La discusión ya pasó por nuestros barrios, áspera por momentos, con duras críticas por parte de los vecinos y vecinas por la forma de convocatoria, con poca o muy poca concurrencia. Si hiciéramos una síntesis muy apretada diríamos que la voz mayoritaria en estas reuniones fue la que propuso parar las construcciones en la CABA por lo menos hasta que se resuelvan los problemas de infraestructura. Las discusiones continúan alrededor de este proyecto del gobierno porteño. Con el objetivo de sumar opiniones consultamos a la arquitecta Beatriz Pedro, profesora de conocimiento proyectual 1 y 2, estructuras 1-2-3 y del Taller Libre de Proyecto Social en la Facultad de Arquitectura de la UBA.

Comenzaremos hoy una serie de entregas alrededor de este tema abordando el marco de lo que han sido estos casi diez años de gobierno del PRO en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“El código urbanístico y el código de edificación es la normativa que rige la construcción en la ciudad, tanto en relación a alturas en cada lote, alturas en cada zona, usos en cada barrio, posibilidades de espacios verdes o no en cada sitio. Es lo que rige toda la construcción del tejido en nuestra ciudad. El año pasado empezó a pensarse, a hacerse estos códigos medio en las gateras insttitucionales y a raíz de que estaban haciendo una discusión muy cerrada con el objetivo de aprobarlo lo antes posible, gracias a un amparo judicial que se hizo en marzo o abril de este año, se logró que abrieran el debate más públicamente”; de esta manera explicó Beatriz Pedro el proceso por cual las discusiones llegaron a nuestros barrios, corrigiendo la voluntad de las mayorías políticas.

Los cambios de normativa, sobre todo en la ciudad de Buenos Aires porque será el ejemplo que después regirá en todo el país, se hicieron, uno en el ‘77, otro en el 2000, luego se hicieron pequeñas modificaciones y ahora se está pensando en una nueva modificación. Al respecto explica la arquitecta: “Esos planes no los podemos mirar ingenuamente, como diciendo “que bien! Es el desarrollo de nuestra ciudad, la vana a mejorar”, porque en realidad habría que hacer un diagnóstico de qué esta pasando en nuestra ciudad para entender porque razón hay tanta urgencia para una modificación de las normas existentes. A mi me interesaría destacar que estamos en un momento en el cual han pasado diez años ya de gobierno del PRO. Eso ha tenido una unidad interesante y lo que vamos viendo es que potenciaron cosas que ya sucedían en la ciudad: procesos de enormes transformaciones urbanas que no sólo cambian la parte física de la ciudad, los edificios, sino que con estos cambios, cambian su dinámica social. Van cambiando quienes viven y quienes no pueden vivir en la ciudad”.

En este punto Pedro estimó necesario un breve esquema alrededor de lo que hemos vivido en estos diez años. Hechos y criterios aplicados que a la mayoría se nos pasan desapercibidos, como por ejemplo la distribución del Metrobús a lo largo de distintos sitios de la ciudad. “Hay que evaluar eso sobre todo porque se lo ve como positivo. Y lo es en cuanto a ganar en accesibilidad. Pero lamentablemente en este contexto donde vivimos, todo lo bueno tiene un impacto a tener en cuenta y en este caso es que encarece esas zonas. Lo mismo sucedió con la prolongación de los subtes. Se atendió una necesidad de la gente pero eso, lamentablemente, encarece la tierra y encarece inmediatamente los inmuebles. Esa sería una de las consecuencias no queridas de la accesibilidad en una ciudad donde todo se maneja en un enorme mercado inmobiliario de bienes.

En este seguimiento vemos que el otro problema que aparece fueron las políticas de distritos que hizo el gobierno del PRO que decidió declarar barrios enteros destinados para un uso particular. Uno de los primeros que hizo fue el Distrito Tecnológico en la zona de Parque Patricios. Después hizo el Distrito Audiovisual en Chacarita. Después planteó el Distrito de las Artes en La Boca y planteó el Distrito del Deporte en a zona de la Comuna 8. Aquí se ve con claridad que cuando deciden las políticas de distritos, deciden por arriba de la vida real de la ciudad un área donde se van a instalar determinados usos. Lo que no explican es que se desplazan los existentes. Nace así otra nueva situación donde los inmuebles apropiados para esos nuevos usos, son inmediatamente afectados porque les aumentan los alquileres o cambian la dinámica del propio barrio”, señaló la arquitecta.

Estas políticas han impactado efectivamente en la población de los barrios afectados. Como recordaremos, en La Boca hubo una resistencia intensa por parte de vecinos y vecinas a la instalación del Distrito de las Artes. Lo que comenzó a suceder fue que inmediatamente donde hay viviendas, incluso muchas veces en condiciones de gran hacinamiento o inquilinatos, el valor que adquirió esa tierra debe vincularse estrechamente a los desalojos, muchas veces violentos, que vivimos en estos años.

Qué se puede hacer con nuestros barrios y en nuestros barrios, nos afecta a todos por igual. En la próxima entrega Beatriz Pedro completará el marco en el que se proponen las modificaciones a los códigos urbanístico y de edificación.

Audio


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


HD

La Colectiva HD - FM 102.5

Current track
TITLE
ARTIST

Background