¡No queremos gobiernos golpistas en la OEA!

Escrito por el 28 de julio de 2010

Diálogo con Bertha Cáceres, dirigente de COPINH
(Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de )

Entrevista realizada por Claudia Korol

Para la Campaña “No al ingreso del gobierno golpista de Honduras en la OEA”
El Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, COPINH, acaba de sacar un comunicado, rechazando “las maniobras de los Estados Unidos, patrocinador del golpe político- militar perpetrado en Honduras el 28 de junio del 2009, con el servil apoyo de algunos regímenes títeres que siguen el inmoral juego de Washington, que pretenden, a como dé lugar, forzar el reconocimiento del régimen continuador del golpe de estado”.
En la noche del 26 de julio, dialogamos con Bertha Cáceres sobre qué significa esta decisión, no sólo para los movimientos populares de Honduras y América Latina, sino también para las democracias en el continente.


¿Cuál es el contenido fundamental del pronunciamiento de COPINH sobre las intenciones de que reingrese Honduras a la OEA?
Nosotros hemos hecho un comunicado del COPINH, en el que recordamos a todo el mundo que lo que pasó aquí en Honduras, es un golpe de estado criminal y asesino. Estamos manifestando que nadie que se considere abanderado de la democracia puede y debe reconocer a un régimen que surgió de elecciones espurias, en las que la mayoría del pueblo hondureño no participó, y que se dio bajo una represión brutal, y una militarización tremenda. Estamos expresando también nuestra condena a gobiernos que lamentablemente tienen un papel rastrero, como los del presidente Mauricio Funes de El Salvador y Álvaro Colom de Guatemala. Ellos deben entender que cuando al imperialismo, a las oligarquías, y a los halcones de Washington les dé la gana dar un golpe de estado en sus mismos países, no van a vacilar.
Con el reconocimiento y la integración de Honduras al SICA , están negando que en nuestro país hubo un golpe de estado, que estamos con un régimen que es el continuismo del golpe de estado, que ha asesinado, reprimido, y que sigue asesinando. Ahora siguen estas muertes, por ejemplo la del abogado Marco Amaya , que llevaba el caso de Pedro Magdiel  -asesinado de una manera brutal el año pasado-, las detenciones ilegales como la del compañero Aníbal Cáceres, líder sindical del SITRAUNAH . Hay personas desaparecidas, ha habido una represión brutal contra los estudiantes, están militarizados los colegios… Honduras entera está militarizada, no sólo por el ejército privatizado que hay aquí en Honduras, sino también por las tropas gringas que se mueven por todas partes de Honduras, sin saber en qué maniobras específicas. Sabemos por qué están, sabemos el propósito, pero no sabemos cómo es que se mueven, por tierra, aire y agua. Esto ha creado mucha tensión, mucha preocupación, más si le sumamos la tensión en Suramérica, la ocupación en Costa Rica, incluso sabiendo que tienen portaaviones con capacidad para portar ojivas nucleares. Todo esto se suma a la represión al pueblo panameño, al desplazamiento del ejército colombiano a la frontera con , a la expulsión del embajador boliviano de EE.UU..
El golpe de estado en Honduras es parte de la maniobra de los gringos, y claro, esto del SICA es un paso fundamental para ellos, para poder llevarlo a la OEA, para que la OEA tenga como justificación que el SICA ha reconocido a Honduras. Aunque tenemos que advertir que el SICA, en sus mismas normas establece que las decisiones de este tipo deben ser por unanimidad, y en el momento en que fue reintegrada Honduras, no estaba de acuerdo Nicaragua. Por eso fue la manifestación fuerte de Daniel Ortega en contra de esta decisión.
Hemos escuchado ahora el comunicado del FMLN , en el que manifiesta que desconoce el posicionamiento de Mauricio Funes, y rechaza el reingreso de Honduras a la OEA. Entonces, podemos ver cómo se está moviendo todo esto. Se está reconociendo que en Honduras ha habido un golpe de estado que ha interrumpido el orden de la democracia incipiente en la región, que aún está fresco, y que no se puede obviar este hecho nefasto. Así lo cita el mismo coordinador del FMLN.
Nosotros estamos exigiéndole a la OEA -y así lo ha hecho el Frente Nacional de Resistencia Popular– que no se reconozca a este régimen. El pueblo hondureño sabe perfectamente que si esto sucede, si hemos retrocedido de una manera tan brutal en cuanto al estado de derecho, al respeto a los derechos humanos, al respeto a las leyes internacionales, a los convenios de derechos humanos, este antecedente va a poner aún más en evidencia lo precario de estos aparatos que sólo son cascarones burocráticos, que no tienen ninguna incidencia para mejorar las realidades tremendas que viven nuestros pueblos. Por eso la última vez que vino el señor Insulza  a Honduras, nos movilizamos y condenamos esa presencia, y su reunión y diálogo con el régimen. Ya sabíamos que desde ese momento y desde antes, él estaba obedeciendo el mandato de los gringos de llevar a una reconciliación moderada en la que, por un lado, quieren mostrar una cara de reconciliación -como dicen ellos-, y por otro lado aceptan que se sostenga la militarización y la represión.
Ésta es nuestra preocupación: demandar a todos los gobiernos que por ética, por humanidad, por dignidad de sus propios pueblos, no cometan el error que han cometido los países del SICA, que se han manifestado a favor del reingreso de Honduras como un antecedente que le sirva a la OEA.
A los movimientos sociales les hacemos llegar nuestro llamado de solidaridad con nuestro pueblo. Queremos recodarles que esta situación no es sólo por Honduras, es por todos los pueblos del mundo. Ahora tenemos que hacer una lucha realmente tenaz, muy fuerte, para contrarrestar esta recomposición violenta, invasora, amenazante, que los EE.UU. están desarrollando por todo nuestro continente y por el mundo.

– Sabemos que los principales responsables del golpe de Estado, no sólo no han sido castigados, sino que mantienen y multiplican sus privilegios en este gobierno.
Claro, podemos ver cómo mantienen con gran cuidado y protección a Billy Joya Améndola , podemos ver al mismo Romeo Vasquez Velásquez  que sigue en HONDUTEL, a Ramón Custodio , partícipe del golpe, el supuesto “Ombudsman” de Honduras. Ésta es una bofetada. Es una humillación a todos los defensores de los derechos humanos, que un tipo como éste siga ahí. Tenemos también a Marcia Villeda, que continúa con mucho poder, representando a los maquileros, como los Ferrari, los Facussé, los Kafati , y todos los demás. Podemos ver al cardenal  que se ha paseado por varias partes del mundo hablando… ¡oiga bien! de pobreza y de justicia. No sabemos cómo puede caber tanta hipocresía en este señor, que no tiene ni la más mínima vergüenza de hablar de esto, cuando él dio la bendición a los represores, a los que han asesinado al pueblo hondureño.
Todos estos tipos están gozando de plena impunidad. Viajan a Miami cuando se les da la gana. Viene la ultraderecha. Vienen los grupos terroristas de Miami a reunirse aquí. La Fundación Nacional para la Democracia está ahí. Los grupos contrarrevolucionarios cubanos, los contrarrevolucionarios venezolanos han estado y están involucrados en actos terroristas, como Francisco Sánchez, que fue capturado en Venezuela, y dijo que uno de los elementos del equipo para la desestabilización de gobiernos y golpes de estado, era Roberto Micheletti Bain , cuyo hijo recientemente asesinó a tres personas en Progreso, que es una ciudad importante de Honduras, y goza de completa impunidad. Han asesinado a Roland Valenzuela  por dar declaraciones, nombres y detalles del plan golpista. Todas estas cosas podemos verlas. El mismo fiscal general que avaló el golpe, Luis Rubí, la presidenta de la Corte Suprema, Vilma Morales , todos ellos están en cargos importantes en este país. Los generales golpistas han sido acomodados en el Estado Mayor, no han sido expulsados. Ahí están gozando de todo lo que han saqueado de este pueblo.

La decisión de EE.UU. de presionar a los gobiernos de América Latina para el reconocimiento de Porfirio Lobo, se relaciona también con sus planes de militarización, control, e incluso de guerra en el continente.
Yo creo que esa necesidad de los EE.UU. de querer saquear todas las riquezas de nuestro continente, lo hace estar como una fiera en este momento, sacando las garras y clavándolas en nuestro continente. Con este reposicionamiento con el que quiere salir de su crisis capitalista, también está fortaleciendo a la derecha en toda América Latina. Hemos visto que después del golpe de estado en Honduras, la derecha se ha envalentonado, y ahora sienten la necesidad de solidificar sus espacios. Ellos tienen sus estructuras hemisféricas incluso, para hacer estas maniobras. Nosotros creemos que van a seguir todos los movimientos, toda la manipulación para la desestabilización, contra Venezuela, contra Bolivia, contra Ecuador, y que quieren acabar, matar a la resistencia en Honduras, porque es una piedra en el zapato de los gringos, en su portaavión de casi cien años –que eso hemos sido para estos gringos–. Vemos cómo Pepe Lobo no sólo representa a los intereses de la oligarquía y de los golpistas del país. También está impulsando la lógica y el proyecto neoliberal: ha impulsado paquetazos, como el registro nacional de las personas, está impulsando un decreto para acabar con los derechos laborales, imponer el concesionamiento de ríos.
El Consejo Hondureño de la Empresa Privada (CHOEP), una de las principales instituciones golpistas, está exigiéndole a Pepe Lobo que el estado hondureño renuncie ante las Naciones Unidas al convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales del mundo. Nosotros recordamos que la aprobación del Convenio 169, la ratificación por parte de Honduras, fue producto de una enorme movilización que desarrollamos como pueblo Lenca, organizado dentro del COPINH, con otros pueblos indígenas y negros hermanos. Nos costó duro sacrificio tomarnos el Congreso Nacional por largo tiempo, para que el estado de Honduras ratifique dicho Convenio. Ahora el CHOEP dice que el Convenio 169 es un estorbo a la inversión. O sea,  la privatización se está impulsando de una manera tremenda, incluso las calles se están privatizando con peajes, los proyectos de agua potable y alcantarillado. La movilización social en las comunidades, municipios y departamentos, no se ha hecho esperar. El pueblo en resistencia se está movilizando, y al mismo tiempo está recolectando firmas para la declaración soberana, está debatiendo, está construyendo. Es decir, aquí hay una intensidad, una movilización grande. El pueblo hondureño resiste, y esto es lo que los gringos no soportan, no toleran. Esta lógica de los gringos de apretarnos, no sólo se da con la militarización, con la invasión, las bases, moviendo la Cuarta Flota. También se está sintiendo la presión con todos los proyectos, tratados de libre comercio, bilaterales, regionales, y con la misma Unión Europea también. La Unión Europea es parte del imperialismo hipócrita que mientras habla de derechos humanos y democracia, firma los tratados de libre comercio para el coloniaje con un régimen como el de Pepe Lobo. Nosotros, desde aquí, vemos cómo el imperialismo con sus garras nos quiere llevar a la muerte, a la destrucción.
Nosotros, los pueblos, nos debemos preparar. Debemos saber que esto se va a intensificar, y debemos prepararnos para defender la dignidad, la vida, los territorios, la soberanía, porque ya no es una amenaza hemisférica sino global. Vemos cómo mueven su flota al sureste asiático, amenazando a Irán, las masacres en Palestina en contubernio con el régimen asesino de Israel. Nosotros creemos que éste es el momento en que tenemos que unirnos los pueblos en todo este continente, activar nuestras redes, nuestras articulaciones, nuestra comunicación, nuestra coordinación con los gobiernos puestos por los pueblos, caminando hacia la emancipación. Éste es el momento de juntarnos, porque el imperialismo va encima de nosotros.

Hoy es 26 de julio, día de la rebeldía en América Latina. Recuerdo que fue en Honduras donde la OEA decidió la suspensión de la medía que impedía la participación de en esa instancia interamericana. Desde ese momento hasta ahora, parece que la presión norteamericana se ha intensificado… ¿Qué significa para ustedes esta fecha, y celebrarla en la actual coyuntura?
Para nosotros, el 26 de julio no sólo es recordar la gesta heroica del asalto al Cuartel Moncada. También es el hecho de que todo este grupo de jóvenes guiados por Fidel, representa la dignidad de nuestro continente, el levantamiento de una América Latina y Caribeña digna, que está firme luchando para su emancipación y para la liberación de todas y todos, para desmontar el coloniaje, la explotación, la dominación, en todos sus sentidos. Esto que recordamos ahora, el pueblo hondureño lo siente muy al interior. Nos alienta, nos motiva, nos llena de esperanza, nos inspira, y nos damos cuenta de que podemos ser capaces de quitarnos las cadenas imperialistas, así como nos enseñaron los compañeros y compañeras del 26 de julio hace 57 años, encabezados por el compañero Fidel, quien ahora ha manifestado toda su preocupación por la amenaza nefasta que hace el imperialismo con su poderío militar por todas partes del mundo.
Hace más de un año que se aprobó la reintegración de Cuba a la OEA, aunque Cuba no lo aceptó. Fue un antecedente importante y una razón para que le dieran el golpe de estado al presidente Zelaya y al pueblo hondureño. Nosotros nos movilizamos entonces como COPINH  a San Pedro Sula donde estaba la cumbre, y fuimos a topar a un Hotel de la oligarquía, donde se reunían alrededor de 20 cabecillas de la contrarrevolución cubana, acompañados por un par de diputados ultraderechistas de Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Estaban reunidos para conspirar, rompiéndose sus vestiduras por la decisión de la OEA. Ese mismo día estaban haciendo un gran cabildeo de conspiración, atacando, no sólo a Cuba, sino al mismo presidente Zelaya. Nosotros nos movilizamos a boicotearles su reunión, que no la pudieron terminar, y denunciamos ante los medios de comunicación los propósitos de esas reuniones, que son parte de la desestabilización que hacen estos grupos en todas partes de nuestro continente.
Yo creo que nosotros estamos muy inspirados e inspiradas en esta fecha, y con mucha esperanza, porque estamos apostando por la vida, sin renunciar a nuestro derecho legítimo a la defensa. Somos pueblos de paz, pero de una paz que pase por la justicia. Nosotros, desde los ochenta, sabemos cómo se ha manipulado ese término de la paz. El 26 de julio nos llena también de alegría, por darnos cuenta que el pueblo hondureño no está solo, que no estamos solas y solos.

26 de julio del 2010

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Canción actual

Título

Artista

Background