Lucha salarial en Clarín: “Que nosotros convoquemos a una asamblea y la gran mayoría de la redacción se acerque a escucharnos y participar es la que nos da las fuerzas para sentarnos a negociar”

Escrito por el 29 de octubre de 2018

trabajadores clarin ageaEn el del pasado viernes nos comunicamos con Sebastían Díez, delegado de (Sindicato de Prensa de Buenos Aires) en Clarín, para consultarle cómo viene la importante lucha que están llevando a cabo por reclamos salariales en la empresa.

AUDIO descargar

 

 

Enredando Las Mañanas: ¿Podrías hacernos un relato de cómo viene sucediendo ésta importante lucha?

Sebastián Díez: Estamos comenzando con un plan de lucha que está relacionado a la constante negativa de parte de Recursos Humanos y de la empresas de sentarse a dialogar con los legítimos representantes de los trabajadores, en este caso de Clarín, que, en realidad, es AGEA dado que también incluye a Olé y las revistas, porque en verdad la UTPBA, que es un sindicato que no nos representa, que simplemente tiene la personería gremial y ha firmado una paritaria del 21% en un contexto inflacionario que está cerca del 50% realmente nos empobrece, no nos permite llegar a fin de mes, hemos perdido un 32% de salario solamente en 2018, con lo cual simplemente lo que estamos exigiendo es que la empresa se siente a hablar de los sueldos y a negociar los sueldos con los legítimos representantes de las y los trabajadores de la empresa. Porque nos reciben, nos reconocen como tales, pero no nos permite en algún punto tratar de corregir este problema que nos impide llegar a fin de mes, que es tal vez lo más importante, lo básico, en esta situación.

 

ELM: ¿Sebastián bajo que modalidad se da el trabajo en dependencia en la empresa, son todos trabajadores y trabajadoras en blanco o temporales?

SD: No, a ver… hay una amplia mayoría que somos trabajadores en relación de dependencia, en blanco, de manera completamente legal si se quiere, y después hay también trabajadores que están fuera de convenio, hay factureros, hay colaboradores permanentes que no son tales, hay un montón de cuestiones que la empresa tiene que corregir, que tiene que ver también con las recategorizaciones de algunos de los compañeros, mismos de la misma comisión interna. Yo, por caso, estoy categorizado como redactor cuando en realidad hago trabajos de editor o de jefe de sección y demás, pero hay muchas cosas que la empresa tiene que corregir, que ha corregido en este último tiempo a partir de nuestros reclamos, a partir de las medidas que hemos llevado adelante, un montón de estas cosas se han corregido, pero, bueno, queda mucho más por corregir, queda mucho más por arreglar y quedan muchos más compañeros que siguen en una situación precaria, que no cobran los aumentos paritarios porque están tercerizados y porque están fuera de convenio. Imaginense que si nosotros, con un aumento paritario del 20% o de 21% no vamos a llegar a fin de mes, hay un montón de otros compañeros que ni siquiera están dentro del convenio colectivo, que ni siquiera cobran un aumento y que la tienen seguramente mucho más difícil.

 

ELM: ¿Cuáles son las actividades qué están realizando por el momento?

SD: Principalmente nos declaramos en estado de asamblea permanente y, si se quiere, la primera medida de fuerza que tomamos fue un quite de firmas, hace una semana, que es una medida de fuerza que nos ha servido mucho en otras ocasiones, en otros tiempos, y que realmente esta vez también fue muy exitoso, el diario Olé, excepto por la del Francotirador, que es una algo así “del editor al lector”, salió completamente sin firmas; el diario Clarín también, más de un 95% sin firmas, sacando quizás a los jefes y a los editores, el resto de los trabajadores del diario han decidido no firmar. Y bueno la idea es ir cambiando las medidas de fuerza para que el peso de las mismas no caiga siempre sobre los mismos trabajadores. Seguramente pronto hagamos una campaña mediática-fotográfica y las medidas, si bien las tenemos pensadas, si bien la hemos charlado, las vamos a ir sacando a medida que las votemos en la asamblea, y también la idea, lógicamente, sea que sean “in crescendo”, que sean más duras a medida que pasa el tiempo y, lógicamente, a la espera igual que la empresa decida cambiar su postura, decida recibir a los delegados y discutir salarios con ellos, que es lo que necesitamos, porque de verdad se hace muy difícil llegar a fin de mes en este contexto.

 

ELM: Sebastían, sabemos que siempre hay dificultades cuando son trabajadores y trabajadoras de las empresas informativas y no suelen difundir la lucha salarial que se da dentro de cada una de ellas. ¿Qué metodologías, que van encontrando para poder difundir ésta lucha?

SD: Si bien uno a lo largo de éstos años se puede hablar de “la grieta”, de “la grieta de los medios”, en un punto todos están de acuerdo, y es en que los trabajadores de prensa sigamos de la manera precarizada en la que estamos. Por eso, se nos hace a veces muy difícil dar a conocer nuestra lucha, dar a conocer nuestra situación, dar a conocer que los trabajadores no necesariamente llevamos la misma línea editorial que la empresa, que los trabajadores por trabajar en Clarin no estamos llevándonos 50.000 pesos todos los meses a nuestros bolsillos ¿no? Estamos muy lejos de esa realidad.

Pero bueno… nos apoyamos mucho en las redes sociales, nos apoyamos mucho en los medios alternativos, en ustedes que nos dan una mano llamándonos, que nos dan una mano haciendo que ésta lucha se haga un poco más visible y que nuestra realidad sea un poco más visible porque no es la que la gente seguramente se imagina… A ver, yo, si me toca ser trabajador de Olé e ir a las canchas y me cruzo con colegas que en la cancha que me dicen “Bueno, pero ustedes y Olé están bien, están mucho mejor”, no, no, no te creas, yo estuve más de 6 años en una situación muy precaria, totalmente fuera de cualquier figura que aparezca en el estatuto y con un salario que está lejísimo de ser un buen salario, con lo cual esta realidad que muchas personas no conocen, que muchas personas creen que no es así, porque uno se imagina a Clarín y se imagina a un monstruo, y sí, posiblemente sea un monstruo cuando se siente a hablar con los gobiernos, pero para sus trabajadores no es así, sus trabajadores no son monstruos, no tienen seguramente la billetera que tiene Magnetto o que tiene seguramente los gerentes.

 

ELM: Sebastían, hace rato comentabas que de hace tiempo vienen ustedes pronunciándose que el salario no alcanza con éste panorama, con muchos trabajadores tercerizados, con esto que decías de que Clarín sea un “monstruo” ¿Tiene miedo de alguna represalia?

SD: No, miedo no, somos nosotros conscientes de que estamos parados sobre una muy buena organización, que es la que hemos construido y la que han construido otros delegados y la que han construido otras personas que han estado en el diario durante años. Es la organización, es la asamblea, es que nosotros convoquemos a una asamblea y la gran mayoría de la redacción se acerque a escucharnos, se acerque a participar la que nos da las fuerzas para sentarnos a negociar, para que nos escuchen, para hacer los reclamos y también para sentirnos en algún punto protegidos. No, miedo no, en mi caso profesional al menos, miedo no, tenemos la experiencia de una empresa que hace 15 o 16 años ha echado a más de 100 personas, incluidos los delegados, con lo cual evidentemente no tuvo mucho prurito para echarlos, pero en mi caso personal miedo no, creemos que es otro contexto y creemos que también es necesario dar esta lucha.

Fuente: : Ver original


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background