Red Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico junto con el Colectivo de Abogadxs Populares La Ciega

Escrito por el 8 de abril de 2018

Ayer por la mañana, la Red Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico junto con el Colectivo de Abogadxs Populares La Ciega, se presentaron en la Fiscalía N°3 de La Plata, para presentar el pedido de indagatoria el pedido de indagatoria del cura Héctor Ricardo Giménez después de una ardua batalla de años de litigio en la causa por abuso sexual.
Nos Comunicamos con la abogada Estefanía Gelso, integrante del Colectivo La Cieva para que nos cuente un poco más sobre lo que sucedió ayer y sobre la causa que están llevando adelante.

Julieta Añazco sobreviviente e integrante de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico junto a las abogadas del Colectivo de Abogadxs Populares La Ciega, presentamos el pedido de indagatoria a Héctor Ricardo Giménez, cura de la Arquidiócesis de La Plata, por ante la UFI Nro 3 de esta ciudad, a cargo del Fiscal Marcelo Martini.
Este largo proceso comenzó cuando Julieta realizó la denuncia penal en septiembre de 2013 por los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Héctor Ricardo Giménez -durante los años 1980, 1981 y 1982, cuando ella era menor de edad y se encontraba bajo su custodia- al momento de participar de los campamentos de verano que organizaban la Iglesia “Madre de la Divina Gracia” de Gonete y la Iglesia “Sagrado Corazón de Jesús” de City Bell, y que se llevaban a cabo en un campo en la Localidad de Bavio.
En ese momento la denuncia se radicó ante la UFI N° 6 a cargo del Fiscal Marcelo Romero, quien luego de trascurridos un año y siete meses, en abril de 2015 resolvió archivar la causa alegando la inexistencia del delito, aunque desde que recibiera la denuncia, no realizó ninguna medida como para arribar a semejante conclusión. Con mucho esfuerzo, a fines de noviembre de 2015 conseguimos el desarchivo de la causa ante el Fiscal Departamental, demostrando que la decisión anterior era infundada y arbitraria y logramos que la causa cambie entonces su radicación esperando que la investigación no corriera la misma suerte, pero ello no fue así.
A más de 2 años que la causa tramitara ante el nuevo fiscal, Marcelo Martini, quien debió haber avanzado y profundizado en la investigación con mayor celeridad, la realidad nos demostró que nada de ello sucedió. Nuevamente nos encontramos con un gran desinterés y desidia: debimos insistir en cada petición, solicitando pronto despacho para que se realizaran las medidas de prueba que habíamos requerido desde el inicio de la causa años atrás.
De todos modos, impulsando incansablemente el avance de esta investigación y buscando obtener más elementos de prueba, fuimos consiguiendo de un tiempo a esta parte, que Julieta Añazco fuera oída por la Justicia y declare por primera vez en la fiscalía, ya que nadie la había oído, además logramos se oficie a las parroquias y al arzobispado, entre otras medidas.
Por otra parte, durante estos años, mientras que Julieta en su carácter de particular damnificada impulsó la investigación en sede penal, realizamos pedidos de informes por ante el Arzobispado platense acerca de las medidas tomadas en relación al cura Giménez, teniendo en cuenta que existían denuncias de abusos cometidos a niños y niñas, en el marco de los campamentos realizados por la iglesia desde fines de la década del ’70. Todas ellas por abusos sexuales en una oportunidad cometidos durante los años ‘85 y ’86 y otra a niños en la localidad de Magdalena en el año 1996. En esta ultima causa, la Iglesia Católica no sólo tuvo conocimiento pormenorizado de todos los hechos denunciados, sino que tomó un rol activo realizando por intermedio de la presentación del Arzobispo Carlos Galán, un pedido de excarcelación saliendo de garante del sacerdote.
Luego de la presentación realizada ante el Arzobispado platense, en octubre del 2014 decidimos presentar el mismo pedido de informe ante el Vaticano en Roma, junto con la denuncia efectuada por Julieta en sede penal. De ella nunca tuvimos respuesta oficial alguna.

En estos años hemos recorrido un arduo camino solicitando justicia, desde escraches en el Hospital San Juan de Dios donde Giménez daba misa, hasta la exposición de Julieta (siendo la primera vez que participaba una integrante de nuestro país) de los abusos cometidos por éste y otros curas en la conferencia anual de SNAP en Washington en el año 2015.
Formulamos hoy este pedido porque a casi 5 años desde el comienzo de la causa la justicia no ha realizado avances y no ha imputado formalmente a Giménez. Son suficientes los elementos para acreditar la responsabilidad del cura por los abusos perpetrados. Por eso venimos a exigir a la Fiscalía que cumpla con su rol en la investigación de este delito y le tome declaración indagatoria, que le haga saber formalmente de qué se lo acusa. El Estado debe cumplir con su obligación de investigar. No queremos más dilaciones, queremos avances concretos en la causa, contra este sacerdote que dañó a niñas y niños durante tantos años y que la Iglesia encubrió y protegió como lo ha hecho con todos los curas pedófilos que la integran. No estamos dispuestas a retroceder ni cesar en este camino, aunque bien sabemos que la justicia es patriarcal y defiende los intereses de los poderosos, seguimos dando la disputa desde los intereses de lxs oprimidxs y batallando contra la impunidad.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist

Background