Raúl Montenegro y la fuga de agua pesada contaminada en la Central Nuclear Embalse

Escrito por el 2 de mayo de 2016

El 15 de abril pasado se produjo en la Central Nuclear Embalse una fuga de agua pesada contaminada que afectó a 9 trabajadores. La empresa lo reconoció días después en un escueto comunicado. En la emisión del martes del 26 de abril de Enredando las mañanas, conversamos con el biólogo Raúl Montenegro, presidente de FUNAM y Premio Nobel Alternativo en 2004, quien manifestó su preocupación por este hecho y recordó que desde enero se están llevando adelante tareas de reconversión de la central para prolongar su vida útil, una actividad a la que Montenegro calificó como ilegal.

 

Descargar (click derecho – guardar enlace como)

 

 

ral-montenegro-001.jpg

“El día 15 de abril, aproximadamente a las 17.30 horas, durante tareas de mantenimiento en el edificio del reactor se produjo un derrame de 10 litros de agua pesada que mojó parcialmente la ropa de trabajo de 9 operarios”, dice el escueto comunicado que difundió Nasa (Nucleoeléctrica Argentina), la operadora que se encarga de las centrales nucleares en nuestro país, respecto a lo sucedido en la Central Nuclear Embalse (Córdoba). Sin duda, un intento de desmentida a las publicaciones que medios provinciales efectuaron en relación a esta fuga, que lo único que logró fue confirmar justamente su existencia.

Al respecto, Enredando las mañanas dialogó con el biólogo Raúl Montenegro, presidente de Fundación para la Defensa del Ambiente (Funam). “Los reactores nucleares tipo Candú como la Central Nuclear Embalse tienen 3 circuitos –advirtió –, uno primario que es de agua pesada y después tiene otros – secundario y terciario – de agua ligera que se usan básicamente para poder sacar un poco el calor; a veces sucede que se pinchan entonces el agua pesada contaminada sale hacia el lago de lo que es Río Tercero. Es importante recordar que el agua pesada que se encuentra en las centrales, en este caso en Embalse, está radiactivamente contaminada porque forma parte del circuito primario, entonces obviamente estas 9 personas que estuvieron expuestas recibieron radiación porque no pueden tener una protección absoluta. De todos modos, más allá del impacto en sí que obviamente han recibido las personas, algo que minimiza totalmente Nasa, lo verdaderamente preocupante es que esto haya pasado. Resulta muy difícil medir cuáles han sido los impactos reales sobre los organismos de los operarios, el que haya pasado muestra realmente una preocupante realidad en la Central”.

En este sentido, Montenegro explicó que el agua pesada en sí misma no es radiactiva: “simplemente tiene un isotopo del agua que es más pesada, por eso se llama así. El agua pesada es un agua que no está artificialmente contaminada con radioisótopos, es un agua que podemos considerar como no radioactiva. Si los 9 operarios hubieran estado en contacto con agua pesada recién adquirida, obviamente ni siquiera alcanza para noticia, ni hubiera sido necesaria ninguna aclaración, por lo tanto la conclusión es que estos operarios estuvieron en contacto con el agua pesada que forma parte del circuito primario, por ende agua radioactiva. Creo que el comunicado es realmente una absoluta falta de respeto, primero para la seguridad de quienes vivimos cerca de la central, yo estoy a 90 kilómetros y en términos de reactor nuclear eso es prácticamente nada, pero también para toda la comunidad porque un reactor nuclear, como del que estamos hablando aún en situación de estar detenido, es de riesgo porque basta que por ejemplo un avión de gran porte golpee contra los silos que están al lado de la central que es donde está el combustible nuclear agotado, para que tengamos aún con central sin funcionar 6 o 7 Chernobyl juntos, entonces realmente me da la impresión de que nos toman por tontos, esa es la primera sensación que yo tengo al leer este comunicado”.

A esta fuga, se suma que la Central se encuentra fuera de funcionamiento desde enero por mantenimiento, ya que – según lo aclaró el presidente de FUNAM – de forma ilegal se decidió la extensión de su vida útil: “hace aproximadamente dos semanas Nasa presentó el estudio de impacto ambiental a la Secretaría de Ambiente de la provincia, cuando ya hace muchos años se firmaron los 6 contratos para ir comprando piezas, haciendo las obras de extensión, o sea que directamente se está haciendo la extensión de la vida útil sin tener la autorización de la Secretaría. Por empezar ni siquiera está la autorización, pero además esta extensión es marcadamente ilegal porque ni siquiera se ha hecho audiencia pública y al estar bajo análisis el estudio de impacto no tiene autorización, o sea que se da la curiosa ironía que la extensión de vida útil es ilegal y por lo tanto lo que está pasando en la central en este momento es parte también de vivir una situación ilegal”.

En este punto, Montenegro remarcó que la central que resulte de la extensión de vida útil será más riesgosa que la anterior: “esto se debe a que no es que se va a hacer una central nueva sino que solamente se cambian algunas partes sensibles, no todas, y además agrega una especie de preocupación adicional que es que nosotros tenemos ahora almacenados en Embalse 30 años de combustible nuclear agotado, que tiene un riesgo de por lo menos 240.000 años, entonces si nosotros le sumáramos 30 años más de funcionamiento tendríamos el doble de material radiactivo almacenado por ejemplo en los silos de la Central de Embalse, entonces es increíble la forma en que se toman decisiones o que se avisan episodios como estos teniendo en cuenta que en el caso del peor accidente posible que puede tener una central nuclear que es el nivel 7 en la escala de INES, que es lo que pasó en Chernobyl y luego en Fukushima, el efecto alrededor de la central puede extenderse, de acuerdo a cómo funcionen los vientos y las condiciones meteorológicas dominantes, entre 500 y 700 kilómetros. Frente a esto la pregunta es si uno puede aceptar con total parsimonia un comunicado de prensa de 11 líneas incompleto, impreciso, yo creo que la respuesta es no”.

Ante esta situación, desde FUNAM están preparando la presentación de acciones ante la justicia: “es por el hecho de la ilegalidad que ha acompañado todo el proceso, pero en realidad fiscales de turno deberían haber actuado de oficio. No debería ser necesario que hagamos una presentación. De todos modos, de nuestra parte lo inmediato es hacer una presentación judicial por todo el tema de la ilegalidad y obviamente se va a agregar como un agravante que puede ser en la misma presentación o una adicional lo que pasó el 15 de abril pasado”.

Hacia el final de la charla con Enredando las mañanas, se le consultó a Montenegro por qué creía que en Europa, sobre todo después de Fukushima, las centrales nucleares están en retirada mientras que en Argentina por el contrario se están ampliando: “nosotros hemos dejado tanto al gobierno anterior como al actual, porque forma parte de la misma irresponsabilidad desde el mismo momento en que no se tomaron decisiones en los últimos 4 meses, avanzar directamente en la creación de un parque nucleoeléctrico muy concentrado. Es el caso de Zárate en Buenos Aires, donde están Atucha I y Atucha II, además de la construcción del Carem 25, que la mayor parte de ciudadanos argentinos no tiene la mínima idea que se está construyendo, a los cuales se agregaron los 2 acuerdos tan ilegales como la extensión de la vida útil de Embalse como son los reactores nucleares que construirían China y Rusia. La respuesta está entonces en que a las puertas de Buenos Aires se ha decidido por razones políticas, porque como ninguna otra provincia recibiría estos artefactos que quieren hacerse desde China o Rusia, se ha decidido directamente localizarlos, concentrarlos todos en Zárate, a muy corta distancia de la Ciudad de Buenos Aires, y seguir mientras con una política tan peligrosa como esa en el caso de Córdoba con la extensión de la vida útil. Creo que todo este programa nuclear insensato, porque apenas provee del 6%, muchas veces menos, del total de la electricidad que consume Argentina, realmente es por lo menos cuando uno analiza cifras, situaciones, riesgos, inconcebible y realmente no tiene sentido. No es un problema poético, es un problema real, no tiene sentido por los riesgos, por los enormes y gigantescos costos, y sobre todo no tiene ningún tipo de sentido por la cantidad de energía eléctrica que produce en un país como Argentina”, aseveró el biólogo y Premio Nobel Alternativo 2004.

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Current track
TITLE
ARTIST

Background