Nuevo proyecto de ley sobre glaciares

Escrito por el 16 de marzo de 2009

Ley Cáscara de Proteccion de Negocios

Primero fue el veto presidencial a una Ley de Protección de Glaciares y ambiente periglacial que había sido aprobada por mayoría absoluta en diputados y con sólo tres votos en contra en senadores. Ahora se cocina este nuevo proyecto de ley en el que se quieren introducir nuevas definiciones para favorecer los intereses de las mineras.

La Colectiva se comunicó con Raúl Montenegro, biólogo presidente de FUNAM , quien alerta sobre este nuevo despojo que significaría la aprobación de la ley reformulada.
 

Escuchar: http://www.lacolectiva.org.ar/portal/Documentos/Entrevista_RaulMontenegro 16-03-2009.mp3

 

La Colectiva – Nos vamos a un tema frío. Nos vamos a los glaciares. Y esto que habíamos comentado en el comienzo del programa de modificaciones simplemente semánticas que no tendrían demasiada trascendencia, en realidad no lo son. Hay un profundo interés económico en que esas modificaciones se produzcan, porque de eso depende o no destrozar los glaciares, por ejemplo. Ocupados de esto está una Ong llamada para la defensa del ambiente (FUNAM) y que tiene status consultivo para la ONU. El presidente de esta Ong es Raúl Montenegro, que además es biólogo y estamos ya en contacto con él.
Buenas tardes Raúl Montenegro
Raúl Montenegro – Qué tal. Un gusto, buenas tardes.
LC – Hubo una ley de glaciares votada por unanimidad en diputados y creo que dos, tres senadores en contra, nada más, luego vetada por la presidente de Kirchner. Ahora se presenta otra cosa con alguna modificación. ¿Qué nos puede Ud. comentar al respecto?
 
RM – Ante todo, obviamente, fue aprobada por unanimidad en diputados y hubo nada más que tres senadores que votaron en contra. Pero esos tres senadores, sobre todo uno de ellos, Gioja, quien está a su vez vinculado con el gobernador de San Juan, yo creo que no es ajeno, como no es ajeno tampoco el secretario de Minería de la Nación, al veto. Es decir, aunque parecen voces minoritarias y que no representan a toda la sociedad, terminan haciendo esto, o sea que una ley que realmente era de avanzada, fuera vetada.
Creo que de alguna manera se han dado cuenta y particularmente la presidenta, que fue un error histórico, porque ha sido un papelón a nivel internacional porque esa ley ya era conocida afuera. Pero viene entonces este proyecto.
Lamentablemente el proyecto debería haber, directamente, seguido la línea que tenía el anterior. Pero le han mantenido la cáscara. Por eso la llamamos como una especie de ley tramposa porque la ley sigue siendo Ley de protección de glaciares y ambiente periglacial, pero al artículo 2 le han cambiado la definición. En la definición anterior estaba como zona protegida el ambiente periglacial, incluso los ligaba al funcionamiento del los cursos de agua. En cambio en el nuevo proyecto, han cambiado la definición, La han hecho más técnica, más complicada, casi hace falta un experto para comprenderla y lamentablemente con la nueva definición, y tomo las palabras de Carlos Seara, geólogo con el que hemos trabajado sobre este tema, es como si el ambiente periglacial no existiera y esto es particularmente grave, porque justamente, es el que tiene mayor superficie y es una parte significativa de las cuencas hídricas andinas.
LC – Entonces van a poder destruir hasta un punto donde deja de tener sentido conservar el glaciar…
RM – Claro, esto es un golpe muy duro porque reduce notablemente las áreas protegidas…(Argentina) no tiene un relevamiento tan preciso como el que tiene de los glaciares. tiene 1571 glaciares en total, de los cuales el 92% está en receso, o sea que, por culpa del cambio climático global, está disminuyendo la maza y el volumen. Hay un 7% que se mantiene y un 1% que crece. Estamos en una situación crítica porque ni siquiera tenemos una evaluación precisa y antes de tenerla ya tenemos la amenaza. Lo que nosotros marcamos es que los que son verdaderamente beneficiados, primero con el veto y luego con esta modificación de la ley, son las empresas mineras particularmente Barrick Gold, que es la que opera la mina Veladero en San Juan y tiene previsto operar Pascualama. Y obviamente las empresas petroleras. En cuanto a la gente y las cuencas hídricas, se ve que no es una gran preocupación de la presidenta ni de otros funcionarios. Lo importante es que estén contentas las empresas mineras y las petroleras que quieren hacer prospección.
LC – Con el ejemplo de Veladero, la que ha secado ya el río Jachal…
RM – Justamente, tanto Veladero como lo que va a ser Pascualama, hay una enorme preocupación en la gente de Jachal, particularmente. Recordemos que estas minas están localizadas en zonas donde se arma la cuenca y además de alteraciones que hacen al funcionamiento del río, porque no tienen límites para tomar agua, está en riesgo que colapsen los endicamientos de residuos peligrosos. Pensemos que en el caso de Pascualama, por ejemplo, la parte peligrosa de la mina va a estar en Argentina no en Chile. Entonces es un problema de funcionamiento del río y es un problema también de contaminación. Para colmo Barrick Gold tiene antecedentes pésimos. En caso de Barrick Gold, a mi me invitó la comisión de ecología de la cámara de diputados en Chile y allí tuvimos una reunión a la mañana con diputados y a la tarde venía la empresa. En ese momento lo que Barrick Gold había pedido al gobierno de Chile es que le dieran autorización para trasladar tres glaciares; Toro 1, Toro 2 y Esperanza. Trasladar quiere decir que previamente se los trozaba con motosierras y se los llevaba en camiones hasta el glaciar Guanaco, lo que es realmente una propuesta absolutamente ridícula, porque habían encontrado oro debajo de esos tres glaciares. Afortunadamente los legisladores muy, muy serios de la comisión de ecología, cuando fue la reunión de la tarde con la empresa, tomaron este argumento y le dijeron a la empresa: ustedes podrán trasladar el hielo, ustedes podrán demostrarnos que la mayor parte del hielo se va a conservar. Lo que pasa es que ustedes no van a poder convencerlo a San Pedro de que en lugar de caer la nieve donde hoy está cayendo sobre los tres glaciares, ahora vaya a caer sobre el glaciar Guanaco. Finalmente ese proyecto se cayó por lo absurdo. Pero es para que ustedes vean el tipo de empresa que  ha penetrado en nuestro país y que gozan de la absoluta protección, en el caso particular de San Juan, del gobernador.
 
LC –  Aquí hay dos cosas, una que abre un interrogante gigante, porque esto que suena ridículo y nosotros no pudimos evitar una sonrisa porque entendemos que es grave pero no deja de ser ridículo, esto ¿fue avalado por algún geólogo? ¿se apoyarán en algún ingeniero…?
 
RM –  Lo que hace Barrick Gold…contrató a consultoras internacionales para hacer su evaluación de impacto y esto, hablo técnicamente, han sido realmente malísimas. Aparte hay una cosa muy interesante, la evaluación de impacto. Ustedes saben que la mina de Pascualama es binacional, entonces presenta una declaración de impacto ambiental de acuerdo a la legislación chilena y otra respecto a la legislación argentina. Si ustedes comparan las declaraciones de impacto ambiental, están hechas por consultoras, ¿no?
Pero algo que llama la atención: la evaluación hecha en Chile es mucho más interesante y más profunda que la hecha en Argentina. ¿Por qué si al cabo es la misma mina? Es muy simple, las exigencias en Chile son muchos más fuertes que las que ha habido en el gobierno de San Juan. Entonces, hasta en eso han hecho evaluaciones distintas. En esas evaluaciones hay algo que, los técnicos de las consultoras beberían seguir un curso de ambiente por correspondencia, se olvidaron de un tema que en ecología se llama limnología, que es el estudio de los ecosistemas de aguas que corren, de los ríos y de las aguas quietas que son los lagos. Bueno, sobre esto ninguna de las evaluaciones hizo absolutamente nada. O sea ¿qué es lo que pasa con los ecosistemas hídricos? Ni siquiera evaluaron que organismos viven, cómo podrían afectarse, cuales son los indicadores. Para ellos, hicieron lo que seguramente debe ver el gobernador de San Juan, creen que los ríos son agua y hasta por ahí nomás. Por eso es importante la pregunta que han hecho ustedes, para que se vea que tipo de empresas hemos dejado entrar y quienes gozan de esa protección, como en el caso de Barrick Gold, del propio gobernador de San Juan, que se siente muy, muy tocado cuando la propia gente de San Juan protesta contra mineras.
LC – Se organiza y protesta, claro. Pero bueno, creemos que también ya es hora de que se le deje de echar la culpa a Carlos Saul por su ley minera porque ya llevamos varios años de otro gobierno y la protección sigue siendo la misma.
 
RM – Totalmente. Acaban de decir algo que me parece un elemento fundamental porque uno tiende a quedarse pegado como una sopapa de lo que pasó antes. La complicidad de los gobiernos actuales es clara. O sea, si Cristina de Kirchner veta una ley como la Ley de glaciares, que era buena, que la apoyaba la mayor parte de la legislatura, algo está pasando. Aparte el papelón internacional que esto significó y que uno se pregunta ¿qué cosa extraña, no? De pronto se pueda tener tanta torpeza para una ley que venía con un aval legislativo importante y tal vez deberían recordar a veces los presidentes, que si una ley es aprobada con semejante mayoría, esa gente que está en las cámaras no está allí viniendo de Marte o de Venus, sino que han sido elegidos representando a la gente. Entonces, vetar una ley de ese tipo y hacer esta ley cáscara que están haciendo, que es una vergüenza, es faltarle el respeto a la gente, es faltarle el respeto a ustedes y a nosotros.
 
LC – Añadimos otra preocupación. Aquí en el mes de diciembre, una Ong llamada Conciencia Solidaria, realizó frente a las puertas del Congreso, un panquecazo. Regalaban unos panqueques rellenos con dulce de leche, que estaban muy sabrosos por otra parte, cada uno con la cara de los legisladores que se habían dado vuelta. Es decir; de aquel cien por ciento de legisladores que habían votado a favor de la ley, luego se ve que habían sido tocados políticamente o vaya a saber de que forma y ya no estaban dispuestos a sostener ese voto. ¿Cuál es la situación ahora?
 
RM – Obviamente, después del veto, más de un legislador se dio cuenta que el poder presidencial, tal vez no estaba de acuerdo con su voto. Y en este juego de conciencias y de pesos relativos más de un legislador no creo que tenga demasiadas ganas de votar como votó. Por eso es tan importante lo que estamos haciendo en este momento, por eso es tan importante para nosotros que la Agencia DyN, distribuya esta denuncia que hacíamos nosotros, porque creo que es importante que cuanto más personas lo sepamos, cuanto más se pueda presionar y presionar bien a los legisladores, o sea simplemente decirles en este caso –señores, voten como votaron- (mejor)
Ahora es mucho más simple, no es que se les pide algo totalmente extraño, es señores, voten como votaron…pero que no se juegue con la gente. No se le mantenga a la ley por un lado el nombre y por el otro pongan estas definiciones que, claro…si ustedes ven la definición, yo me pregunto cómo se va a hacer para tener un técnico para que en cada caso veamos si ese pedazo de hielo que estamos nosotros pisando, es el que está descrito en la definición 2 (*). Yo me imagino la gente yendo con un pequeño texto a la definición 2 y con un glaciólogo al lado para ver si responde a las definiciones que ha hecho la nueva ley. Yo no se si nos toman por tontos, porque esta excusa de que en realidad están profundizando una ley…no nos engañemos, es una ley que se aprobó con absoluta mayoría, le tocó los intereses a las empresas mineras, obviamente al secretario de minería, Mayoral, del que me siento realmente avergonzado como argentino, por la escasa vehemencia con que defiende las cuencas hídricas, que son realmente importantes sobre todo en provincias semi-áridas como La Rioja, Mendoza… Yo decía, siento vergüenza ajena, creo que es ingenuo que lo que se quiera pretender es mejorar una ley. No, no, no. Lo que se quiere hacer es dejarle la cáscara, que no estén tan enojadas las empresas mineras o los Gioja. Pero esto no es “Giojalandia”
Por eso digo que realmente me siento muy enojado. No es justo que por un gobernador, por un secretario de minería, por unas pocas empresas mineras que además son golondrinas porque están veinte o treinta años y se van. Dejan los pasivos, sin contar con que se llevan el oro o la plata y todo lo valioso que hay en las montañas, que encima de eso tengamos que pagar este precio que para nosotros es cuantioso, que son los glaciares, el ambiente periglacial y las fábricas de agua andinas.
 
LC – Muchísimas gracias Raúl Montenegro por la comunicación y seguiremos en contacto.
 
RM – Muchas gracias a ustedes. Que tengan una linda tarde. Hasta luego.

La Colectiva – Piedra Libre 59

(*)  El artículo 2 original decía: "Asimismo, se entiende por ambiente periglacial el área de alta montaña con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico".

El nuevo artículo 2 dice: "Se entiende por ambiente periglacial el área con depósitos detríticos y/o suelo congelado permanentemente, saturado en hielo, con un porcentaje del mismo superior al 50% de su volumen, en la cual los procesos de la acción del congelamiento son dominantes".

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Current track
TITLE
ARTIST

Background