Investigadores de la UNR confirman neurotoxicidad del glifosato en mamíferos

Escrito por el 1 de noviembre de 2016

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) probó "efectos neurotóxicos" del glifosato sobre el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso en períodos tempranos, a partir de la demora en la maduración de neuronas de mamíferos sometidas a ese herbicida. El estudio fue realizado por un grupo de investigadores del Área Toxicología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas y demandó cinco años de trabajo. La investigación se desarrolló en ratas y después de dos años y medio de pruebas in vivo, en la etapa in vitro comprobaron que las neuronas tratadas con glifosato tardaban en formar el axón y cuando lo hacían era morfológicamente diferente.
Escuchar: https://archive.org/download/SilvanaRossoPL429/Silvana%20RossoPL%20429.mp3
Descargar:  Audio

Investigadores de la UNR confirman neurotoxicidad del glifosato en mamíferos

 

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) probó "efectos neurotóxicos" del glifosato sobre el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso en períodos tempranos, a partir de la demora en la maduración de neuronas de mamíferos sometidas a ese herbicida. El estudio fue realizado por un grupo de investigadores del Área Toxicología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas y demandó cinco años de trabajo. La investigación se desarrolló en ratas y después de dos años y medio de pruebas in vivo, en la etapa in vitro comprobaron que las neuronas tratadas con glifosato tardaban en formar el axón y cuando lo hacían era morfológicamente diferente.

El viernes 28 de octubre en Piedra Libre de La Colectiva nos comunicamos con la directora del equipo de científicos, Silvana Rosso. Rosso es Doctora Farmacéutica – Investigadora adjunta del CONICET en Bioquímica y Biología Molecular con especialidad en Neurobiología.

Comenzamos la entrevista preguntándole sobre cuando y como surgió la hipótesis de trabajo. “Viendo la magnitud del  uso del glifosato, no solamente en Argentina sino en el resto del mundo y que prácticamente no existían datos en cuanto a toxicidad del sistema nervioso, decidimos empezar a ver qué pasaba con este herbicida que usa el hombre en forma cotidiana en el campo. Así fue que hace más o menos cinco años comenzamos con algunas pruebas in vivo en animales de experimentación. Vimos que existían señales de toxicidad, entonces hicimos distintos tipos de estudios a distintas dosis y distintos tiempos de exposición para poder diseñar protocolos de experimentación válidos”, explicó Rosso. El equipo se armó con jóvenes científicos del laboratorio, becarios, que realizaron las pruebas sobre neonatos de ratas en períodos tempranos, a los que se había expuesto al herbicida en dosis no letales, durante el periodo gestacional. Es decir, que se expuso a las madres preñadas y se evaluó la toxicidad en las crías. Cómo se manifestó esta toxicidad en las crías, lo explica Silvana Rosso: “Lo que pudimos observar fueron alteraciones en la capacidad de respuestas reflejas. A los neonatos de ratas, al igual que a los recién nacidos humanos, se les hacen pruebas de reflejos para ver el primer funcionamiento del sistema nervioso, cuando es apenas nacido. Ahí pudimos ver que los animales tratados mostraban un déficit en la capacidad de brindar respuestas reflejas. Respondían, pero más lentamente. Después hicimos ensayos o pruebas que tendían a evaluar la actividad motora, el equilibrio, la capacidad de aprendizaje y memoria. Son distintos tests o pruebas conductuales que se hacen, que están estandarizadas en todo el mundo. Pudimos ver que los neonatos que habían sido tratados con el herbicida mostraban siempre un déficit. Tengo que marcar que respondían, siempre respondieron pero lo hacen en forma más lenta, con alguna dificultad. Lo cual implicaba que había algún signo de neurotoxicidad. Estas pruebas reflejan directamente el funcionamiento del sistema nervioso, entonces, cuando lo hacían en forma diferente a un animal control, a un animal que nunca había sido expuesto al glifosato, eso nos estaba indicando que había alguna alteración sobre el sistema nervioso”.

 

El trabajo in vivo se desarrolló durante los primeros dos años y medio. Luego se abocaron a la investigación in vitro donde fueron a buscar qué producía ese trastorno neuronal. “Lo que pudimos ver fue bastante sorprendente(…) Las neuronas que fueron crecidas en presencia del glifosato, eran neuronas que desarrollaban pero lo hacían muy lentamente. Las células se mantienen en  un estadio inmaduro, nunca alcanzan a madurar a la par de lo que lo hace una célula control. No adquieren la morfología y las características de las estructuras que tiene que tener una neurona para poder después, cumplir una función fisiológica normal”, explicó la directora del proyecto de investigación.

Luego detalló de qué manera observaron que se producía ese déficit en el desarrollo de las neuronas: “…la célula del cerebro, la neurona, desarrolla tempranamente emitiendo ramitas. Una de ellas se elonga muy rápidamente y constituye el axón. Otras se ramifican y se denominan dendritas. Para que la función de un sistema nervioso se de adecuadamente, el axón de una neurona tiene que comunicarse con las dendritas de otra neurona. Esa comunicación entre neuronas se denomina sinapsis. Esto se logra cuando el axón alcanza un grado de madurez y las dendritas de la otra célula, que va a ser su partner, son óptimas, están maduras y tienen estructura especializada para comunicarse, que se denominan espinas dendríticas. Cuando tratamos estas neuronas con el glifosato, el axón no se desarrollaba normalmente. Eran axones cortos, muy poco ramificados y esto es lo que daba como una inmadurez en la célula. Una célula de cuatro días, tratada con glifosato, tenía una morfología como una célula control de dos días (…) Si se altera el desarrollo de ese axón o la maduración de ese axón, todo el funcionamiento va a estar alterado. Asimismo un axón hace sinapsis con gran cantidad de neuronas al mismo tiempo, por lo cual si el axón está atrofiado o no desarrolla, varias funciones van a estar afectadas”.

Más adelante en la entrevista, Rosso señala las razones por las que se produce esta atrofia o inmadurez; “Fuimos a analizar dentro de la célula lo que estaba pasando y pudimos ver que el glifosato lo que hacía era afectar la síntesis de una familia de proteínas que regulan el desarrollo neuronal. Identificamos esa proteína y vimos que en las neuronas tratadas con glifosato, la expresión de esa proteína estaba disminuida. Eso se veía reflejado en una disminución de la elongación del axón, en la maduración, en las ramificaciones”.

La Dra. señaló que el estudio ya fue publicado en su parte in vitro. Aún deben terminar la parte in vivo porque falta completar la cantidad de ratas exigida. La publicación se realizó en una revista específica del sistema nervioso, la Neurotoxicology, a la que define como una de las de mayor impacto en el área de la toxicología.

Respecto a que tan directamente se puede trasladar este experimento en ratas al ser humano, Rosso señaló que “…este estudio en particular fue hecho con el glifosato puro o sea el principio activo de la formulación que se usa en el campo. En el campo se usan distintos tipos de productos como el Roundup u otro nombre comercial, donde aparte del principio activo tienen una gran cantidad de adyuvantes o detergentes que exacerban la toxicidad porque facilitan la penetración del principio activo, el glifosato, a través de las membranas, ya sea de la planta o de la biológica. Ahí estamos en un factor negativo porque estamos exacerbando la toxicidad que estamos viendo en animales. Pero por otro lado debemos tener en cuenta que estamos en un modelo animal. Si bien uno elije un modelo animal que más se aproxime al ser humano, no lo estamos haciendo en humanos. Además la persona que está en el campo no solamente usa este tipo de productos, usa otros plaguicidas, pesticidas y por lo cual está en presencia de un cóctel. Entonces no solamente tenemos el glifosato sino que tenemos una mezcla de sustancias a las cuales el hombre se expone durante un largo plazo. Por otro lado está el tema de las concentraciones. Hoy en día se usa el glifosato en concentraciones treinta veces mayores de lo que está permitido”, todo lo cual, si bien deja claro que no se puede extrapolar automáticamente, también genera aún mayor preocupación.

Para finalizar, la Dra. Silvana Rosso dedicó unos minutos a señalar que el rol de un científico no es el de producir conocimiento para coleccionarlo o simplemente satisfacerse con una publicación, “Lo principal es informar a la gente. La gente tiene que tener conocimiento para cuidarse (…)por otro lado, estos trabajos son subsidiados con plata de la gente, dinero que las distintas entidades gubernamentales nos dan, que no es mucho, pero recibimos para poder trabajar. Esa plata sale de la misma gente. La gente tiene que tener el conocimiento de como vamos avanzando y que también a ellos les sirva para cuidarse”.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


HD

La Colectiva HD - FM 102.5

Current track
TITLE
ARTIST

Background