Formaciones discursivas en la prensa, sobre el asesinato de Carlos Fuentealba

Escrito por el 2 de diciembre de 2007

La  construcción de sentido realizada por la prensa escrita es relevante en tanto se trata de un discurso socialmente legitimado.
 
A través de este discurso, gran parte de la comunidad entra en contacto, y al mismo tiempo configura, lo que se considera “la realidad".
 
En la actualidad, el relato periodístico constituye el  discurso por antonomasia a través del que circulan acontecimientos de gran relevancia social y política. En este sentido, el asesinato de Carlos se presenta como un caso más de muerte a manos de las fuerzas policiales en el marco de un conflicto social. La pregunta acerca de qué lugar ocupan y como se formulan dichas muertes en el imaginario colectivo guía entonces este análisis.
 
 
 
1. Resúmen

Las formulaciones de la prensa intervienen en la compleja trama de discursos sociales, intervención de carácter dialógico que permite distinguir una particular lectura de los acontecimientos, así como un lugar desde el que se los contempla y una posición asignada a los diferentes actores, posición cargada a su vez de valoraciones morales.

La propuesta es diferenciar formaciones discursivas generadas por la prensa escrita, para tematizar el conflicto. Tomando el concepto de "Formación Discursiva" ( FD) entendido como regularidades en los discursos que permiten remitir un conjunto de elementos lingüísticos a una formación ideológica determinada. La enunciación construye a partir de dicha formacion discursiva, una estructura de pensamiento desde la que se entiende el mundo.

mano-de-poker-prensa.jpgLa idea, entonces, es que las diferentes construcciones discursivas acerca de un mismo suceso responden a elecciones realizadas por los medios de comunicacion, e implican un intento de guiar la interpretación del lector.  En este sentido es posible distinguir una dimensión argumentativa en los relatos periodísticos llamados "objetivos", que permite establecer un camino hacia una conclusión.

 
Para el análisis se relevo principalmente, crónicas periodísticas de los diarios “Río Negro” y “La Mañana” en la semana que va desde el lunes 2  al viernes 6 de abril de 2007. Se trata de diarios regionales de gran importancia en cuanto a su alcance y tirada de ejemplares.

Del mismo modo algunas crónicas son tomadas de las actualizaciones de  información en sus portales virtuales. Esta decisión permite tener en cuenta los primeros cables que circularon inmediatamente después de ser Fuentealba herido de muerte, hecho que ocurrió a media mañana del día 4 de abril y sólo ocupó la tapa de los diarios del día siguiente.

Es importante destacar que al trabajar con material virtual se pone en juego el carácter de circulación de los textos analizados, derivado del soporte al que están sujetos.
La gran cantidad de información que circula constantemente en la red provoca en el modo de percepción una fragmentariedad que se ha convertido en el modo por excelencia de informarse. En éste sentido es pertinente plantearse la posibilidad de indagar en la construcción de sentidos que realizamos a partir de dicha experiencia.

Se incorporan también algunos artículos del diario La Nación con el fin de relevar la trascendencia del conflicto a nivel nacional, si bien es la prensa local la que permite seguir los hechos a través de una cantidad más significativa de referencia. 

Por último, se incluyen dos editoriales del día 6 de abril, del diario La Nación y Página 12 que logran establecer marcadas diferencias de lectura frente a la muerte del docente Fuentealba. En el caso de los artículos de opinión, pueden ser leídos como dos variantes del modo en que la opinión pública, y en consecuencia del público lector al que se dirigen y representan, toma posición ante los sucesos ocurridos.


2. Punto de partida

diarios.jpgLa lectura del corpus se orienta a partir de la noción de Objeto discursivo (1) que permite pensar el alcance de términos como: Docente, Conflicto, Represión, entre otros, como pertenecientes a una determinada Formación Discursiva de la que dan cuenta y de la que excluyen al mismo tiempo otras formulaciones posibles para narrar los acontecimientos. El concepto de formaciones discursivas elaborado por Michael Foucault remite, por un lado a las regularidades entre objetos, modalidades de enunciación, conceptos y elecciones temáticas y, por el otro, al sistema de reglas históricamente determinadas que los generan. El relevamiento de dichas regularidades permite determinar las matrices productoras de discursos en el campo de las ideologías, entendidas como sistemas complejos  de representaciones situadas socialmente (2).
La tipología discursiva analizada presenta una característica particular al mostrarse como un discurso de “lo real”  donde el enunciador parece no dejar rastros. Por ésta razón se consideran las características relevadas como pertinentes en un campo específico: la crónica periodística.

En el trabajo propuesto intentaremos formular aquellos límites de lo decible para la prensa en el marco del conflicto docente en  la provincia de Neuquén. La hipótesis se basa en que dicha delimitación  permitió luego formular el asesinato de Carlos Fuentealba como un exceso individual y fortuito atribuible a un sujeto y no como el resultado esperable dentro de una política represiva.

En primer lugar se distinguen tres sujetos relevantes: los docentes, el gobierno, la policía.
               

          2.1    Los docentes

banderas.jpg

Las primeras referencias al conflicto aparecen en los diarios regionales analizados: La Mañana (de ahora en más LM)  y Río Negro(de ahora en más RN)  en tanto los sucesos tomarán alcance nacional en la prensa a medida que se agrave la situación. Los dos diarios mencionados distinguen a “los docentes” en tanto miembros de un sindicato.

La reunión de los sindicalistas se extendió por varias horas – LM 3 abr-

Los gremialistas realizaron ayer el plenario – LM 3 abr-

La Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (Aten) decidió ayer continuar con su protesta – LM 3 abr-
cartel_pegado_en_el_banco_nacion-neuquen.jpg
Se trata de un conflicto gremial : el título utilizado  por antonomasia es CONFLICTO DOCENTE, restringiendo desde la primera impresión el alcance del sustantivo conflicto, lo que permite además leer luego el articulo con la tranquilidad contemplativa lo que le sucede a otro: distanciamiento. 

La protesta aparece en primer plano, si bien en la mayor parte de los articulos relevados no se especifica el motivo: Alguien (un docente) protesta. La escena dispone luego a los docentes en tanto actores  de una acción resultativa, que no muestra su carácter de proceso sino que irrumpe sin motivo en las calles, y en los diarios :

ATEN dio plazo al Ejecutivo hasta mañana o endurecerá los cortes –RN 3 abr-

ATEN decidió tirar la pelota al terreno del gobierno provincial – RN  3 abr-

ATEN hará cortes sorpresa en las rutas 22 y 237 – RN 4 abr-

Del mismo modo la insistencia en referirse a los docentes a través de su sigla gremial, ancla en el imaginario colectivo acostumbrado a deslegitimar rápidamente las voces sindicales, ligadas en la opinión común a la burocracia sindical y el accionar según intereses político- partidarios.
 
              
          2.2    El gobierno
 

sobich_asesino.jpgEn la primera etapa relevada, que situamos en las ediciones correspondientes al 3 y 4 de abril, el gobierno y sus diferentes voces son quienes llevan la voz en el dialogo. Mientras ATEN corta rutas y protesta, los funcionarios de Estado dialogan:

<<Esteves (ministro de educación de la pcia.) reiteró mantienen abierta la vocación de diálogo>>- RN 4 abr-

<<la subsecretaria de Educación, María Alvarez, indicó que si se cometieron errores… >>–LM 4 abr

Para luego formular ordenes:

<<el gobierno pidió la conciliación>> –RN 4 abr

Es interesante señalar que la mencionada Conciliación no surge como producto de un diálogo consensuado, sino que parte de una disposición gubernamental, el intento de coacción sin embargo, se formula a través de palabras en una primera instancia:
 
<<el gobierno le solicitó a la subsecretaría de Trabajo que dicte la conciliación obligatoria>> – RN 4 abr

La importancia de los actos de habla como concepción unificadora de lenguaje y acción resulta pertinente para analizar las declaraciones de los agentes de gobierno. Dentro de la teoría de Searle los enunciados en cuestión son del tipo directivos, se trata de órdenes que encuentran su condición de felicidad en el poder detentado por los funcionarios (3) La vocación de diálogo afirmada una y otra vez se trasmite finalmente en la apelación legal a una “conciliación obligatoria” que cierra toda posibilidad de modificar la situación La decisión plantea el primer choque directo entre las partes, se explicita la orden de retrotraer el estado de las cosas en pleno clima de conflictividad lo que agrava la situación.
En éste contexto  las referencias al sistema educativo lo  construyen como un artefacto a ser reparado, enajenado de todo sujeto de acción en su conceptualización. Es posible repararlo pasando por alto la solución del reclamo salarial. Un objeto sin sujetos que se haya en pugna. La formulación disocia a los docentes en tanto agentes de un sistema educativo al que se debe proteger: Alfredo Esteves, señaló que el pedido de conciliación obligatoria se justifica en
 
«el grave e imperioso estado de emergencia del sistema educativo».    – LM 4 abr-

Las referencias al pedido de conciliación obligatoria aparecen en las ediciones impresas del dia sobich_caripela.jpg4 de abril. Ese mismo día La Nación publica una editorial sin firma donde alerta sobre la problemática de la deserción escolar. El llamado a un Estado al que se considera garante del derecho a la educación se mezcla con la alusión al desamparo de los niños: La repetición de los conflictos actúa también como estimulo no deseado para la deserción escolar… Por más atendibles que sean los reclamos de los docentes, los niños no tienen la culpa de esas disputas…  La represión se desata en Arroyito durante la mañana de ese mismo día. La prensa regional tematiza el clima de creciente tensión y el agotamiento de las posibilidades de establecer un diálogo. Es destacable la aparición durante el proceso ascendente de conflictividad de artículos en tono de plegaria donde diferentes actores elevan sus voces en pos de una resolución providencial. El diario Río Negro (RN) publica un pequeño artículo en su versión virtual del día 3 de abril donde cuenta:

 
Un centenar de padres hicieron un "abrazo a la educación pública", tomados de la mano…

Es en este contexto donde se hace casi inevitable la aparición de la  Iglesia como actor que se pretende neutral y dispuesto a ser un árbitro que posibilite el diálogo, el día 3 de abril el obispo Melani envía una misiva a las partes en pos de solucionar el conflicto, que reza: "en el clima de la Pascua creo necesario volver a insistir sobre la necesidad de un diálogo serio, responsable, honesto y sin dobleces…"

Los términos Pascua y Semana Santa que forman parte de la coyuntura temporal de los hechos funcionan como factores que ejercen presión haciendo ingresar, no a un clima de recogimiento, sino a una multitud de turistas. La prensa se encarga de generar la furia con anticipación ante los posibles cortes de ruta en las zonas de paseo. Los turistas y los alumnos entonces serán las victimas de un conflicto que se torna vial:
El intendente neuquino pidió levantar los piquetes «Espero que pronto tengamos las rutas sin interrupción y a los docentes frente al aula formando a nuestros hijos», dijo Quiroga.
sobich_asesino_2.jpgLos dispositivos que la prensa pone a circular en los que se llama al diálogo como una entidad externa atraída por una supuesta “buena voluntad” se presentan como una  consecuencia de la medida de fuerza (el corte de rutas). El proceso de desplazamiento que permite que el conflicto salarial pase a segundo plano para que la interrupción de los caminos se convierta ahora en el principal problema, va de la mano con la inversión de los pasos que construyen un conflicto de tal magnitud: es posible suponer que el gremio docente cuenta con una serie de recursos para establecer el reclamo, las paritarias por ejemplo; sin embargo el corte de rutas habla en la historia Argentina de la expresión de problemáticas sociales desbordadas. Nos referimos, en este sentido, a como los conflictos sociales llegan a trascender públicamente a través de la prensa (o por lo menos de la mayoría de los medios) sólo cuando la situación se torna incontrolable, y es entonces ahí donde se advierte sobre la necesidad de un diálogo. Diálogo y voluntad política cuya carencia es el punto de partida de dichos conflictos.
El movimiento de desplazamiento permite simultáneamente dos operaciones, en primer lugar el ocultamiento del motivo de la protesta (en tanto se presenta intempestivo y caprichoso), y la consiguiente relación con un tema de impacto mediático. La consecuencia de éste proceso encuentra su  punto culminante en una particular lectura de los acontecimientos:
 
<<Aten endurecerá desde hoy su protesta en las rutas para boicotear el turismo de Semana Santa. >>–LM 4 abr-
 
Horas antes de la trágica jornada en Arroyito la prensa nos presenta a un grupo de docentes denominados bajo su referencia gremial empeñados en impedir el turismo, fuente primordial de ganancias de la región. Es importante destacar aquí que la utilización del verbo boicotear regido por la preposición para construye una significación que da cuenta de una presión ejercida sobre actores sociales “ajenos” al conflicto: los turistas y los comerciantes. La utilización del recurso entonces no consigue alcanzar a su destinatario, la fuerza se pierde en los daños sufridos por otros sectores mientras el Estado permanece ausente de la negociación concreta.
 

           2.3    La policía

 

stencial-sobisch.jpgEs en este marco donde se hace necesaria la intervención de la fuerza, si son los docentes boicoteadores los que irrumpen en las rutas, será ahora la función de la policía permitir la “libre circulación”, el imaginario social en el que la prensa se mueve permite accionar ahora el último eslabón de la cadena: la represión (Los primeros artículos relevados en ésta sección fueron tomados de las actualizaciones virtuales en la web de cada diario).
Los sucesos ocurridos en la ruta 22 son construidos en las primeras formulaciones a partir de la lógica de un enfrentamiento de fuerzas. Se establece aquí una nueva disociación de las acciones. En primer lugar el operativo policial debe evitar que el corte de ruta continúe; luego “Un maestro herido durante el desalojo en Neuquén”  ocupando el titular de los primeros cables oficiales (TELAM) no da cuenta de un agente sino de un sujeto pasivo en una frase en la que hasta el verbo se ha borrado, el maestro no fue herido, sino que ese es su estado. Luego, sabremos donde ocurrió, y a través del término desalojo se nos sitúa en un contexto impreciso, confuso de por sí.

Carlos Fuentealba será en este contexto el objeto de una agresión cuyo agente en un primer momento parece ser el conflicto mismo: los docentes interrumpen el paso, la policía dispersa el camino, un docente es gravemente herido. El encadenamiento presenta el último hecho como una clara consecuencia de una escalada de violencia en la que ambas partes son igualmente responsables. Cada una realiza su papel: 
 
<<los docentes intentaban cortar la ruta 22 y fueron dispersados con balas de goma y gases lacrimógenos por la policía.>> – RN 4 abril-

<<Por momentos se desarrolló una verdadera batalla campal>>- LM 5 abril

La palabra represión sólo aparece en los artículos de la jornada del 4 de abril en frases donde se hace referencia a protestas o a manifestantes, pudiendo así enmarcar el término en sectores definidos de la sociedad:

<< Protesta en Neuquén contra la represión policial a los docentes>>- La Nación –

<<Una nutrida columna de manifestantes marchaba hacia la Casa de Gobierno provincial en repudio al accionar represivo de la policía.>> – RN-

Es posible decir que la policía reprime a los manifestantes y que son ellos quienes protestan, tapas_desalojo_violento.jpgen esta primera instancia el conflicto puede ser mantenido para la prensa en los parámetros de la reciprocidad, del enfrentamiento.
 Del mismo modo la posibilidad de establecer un marco de acción que funcione dentro de la legalidad y justifique de alguna manera el brutal asesinato del docente por parte de la policía provincial es una polémica que se deja ver en las declaraciones que los funcionarios cruzan en los medios de prensa. Se trata de sacar la muerte del límite de lo aceptable dejando en claro sin embargo lo pertinente de la represión, represión y muerte no son términos ligados semánticamente en un modo de accionar sobre la conflictividad, estamos frente a la difícil tarea de cruzar un límite o no cruzarlo:
 
<<El subsecretario (de seguridad)  aseguró que "los lamentables incidentes se produjeron debido a que los docentes se negaron a correr el lugar del corte de ruta, para que los turistas puedan tomar caminos alternativos." >>– LM.
 

3.  Las repercusiones
 

tapas_detienen_a_policia.jpgLa progresiva limitación del espectro de alcance del conflicto se plantea bajo la forma de un juego discursivo que va tomando más trascendencia con el correr de las horas. El bombardeo mediático hace intervenir a funcionarios y representantes de todos los sectores sin que pueda esclarecerse el alcance de las responsabilidades. Esta vorágine verbal  permitirá atribuir la agresión sucesivamente desde diferentes voces a una decisión gubernamental, a las fuerzas policiales y en último lugar a un sujeto específico: El cabo Poblete.
Las crónicas periodísticas nos llevan entonces de un conflicto de alcance nacional al empeño por desentrañar los pormenores de las circunstancias en que Fuentealba fue herido de muerte:
 

<<“hasta el momento no sabemos con precisión como sucedieron los hechos” >>– LM 5 abr.
 
Este énfasis en la dimensión fáctica pone al sujeto que disparó sobre la cabeza del docente en un cruce de sentidos: por un lado la represión es el camino hacia el que se avanza claramente al no establecerse un diálogo. Por el otro, una vez ocurridos los hechos, será Poblete la posibilidad de cerrar la discusión política. Es necesario para las instituciones legitimar su accionar, y es necesario para la sociedad condenar a los asesinos. La fuerza pone entonces a uno de sus miembros a disposición del restablecimiento del equilibrio.
Sin embargo cabe señalar un acto fallido en una de las declaraciones realizadas por Pascuarelli (subsecretario de seguridad de la pcia.) al diario La Mañana el 5 de abril: desmintió que “en la ruta haya habido cacería de docentes por las chacras, porque no las hay en ese lugar.” El argumento que niega la hipótesis de la “cacería” hubiera sido rápidamente aceptado por cualquier lector si en lugar de utilizar el plural en la referencia anafórica, hubiera simplemente retomado el término cacería: no la hay, no hay tal cacería. En cambio Pascuarelli niega la referencia a las chacras, lo que queda aún más en evidencia por la aclaración de “en ese lugar”. En éste sentido queda abierta una hendidura en la superficie textual acerca de las políticas que rigen el accionar policial neuquino.
La detención de Poblete, actor material del disparo asesino, se hace efectiva el 6 de abril. Ante este hecho que pugna por estatuirse como resolución del caso,  en tanto el cuerpo del asesino es identificado, los gremios docentes y la comunidad educativa continúan a nivel nacional consolidando el repudio. La prensa no comprende entonces cuál es ahora el reclamo:
 
<<A pesar de la detención, el plenario de secretarios generales del gremio docente resolvió mantener el corte en los puentes… >>- RN 6abr.

El círculo se cierra nuevamente cuando el reclamo docente vuelve a quedar fuera del imaginario a través del término adversativo: A pesar…
El reclamo fue acompañado por la sociedad sólo durante dos días, la muerte de Fuentealba permitió momentáneamente la apertura de una brecha en la que las acciones represivas podían ser cuestionadas. Sin embargo el sistema proporcionó una rápida respuesta:
 
<<“Dario Poblete fue detenido y acusado de asesinar al profesor Carlos Fuentealba…” >>-RN 6 Abr-
 
Quedan muchas preguntas sin responder.
 

4. Editoriales  

Consideramos en éste último apartado dos artículos publicados el día 6 de abril en La Nación y Página 12 respectivamente bajo la forma de columnas de opinión. La posición que cada uno de los columnistas muestra en el marco de dos de los diarios mas importantes a nivel nacional caracteriza claramente las formulaciones que giran en torno de la muerte de Fuentealba.

 maestros_chelo_candia_4.jpg
En primer lugar, Mex Urtizberea escribe para La Nación un artículo donde la repetición machacona de frases igualmente estructuradas nos lleva en recorrido por los estratos mas estereotipados del imaginario educativo, los sujetos agentes de una lectura  primaria se definen por acciones que los detienen en posiciones claras para la sociedad: el que repite, el que no terminó los estudios, el que fue bochado, los padres. El término primario del título puede remitirse a la simplificación extrema operada en el planteo de la situación. Hay algo que aprender: “A los maestros no se les pega”, hay muchos que lo han aprendido, y otros tantos que no. La cuestión es entonces que lo aprendan. Creo pertinente detenerme en dos puntos. El primero es la limitación de los agentes sobre los que no cabe ejercer violencia. Si bien no se les pega a los maestros, tal vez sea posible pegarle a alguien más. El siguiente viene de la mano con éste. Los que deben aprender que no debe pegarse, deben hacerlo de cualquier manera: “Y si no lo quieren aprender por las buenas, que lo aprendan por las malas.”  En este particular repudio a la violencia Mex Urtizberea se empecina en la superficie de una violencia que no necesita pegar para ser ejercida, sino que se encuentra diseminada en  gran parte de los discursos sociales.

En otra dirección Mario Wainfeld se encarga ese mismo día de abrir el panorama. Plantea la necesidad de ver en el corte de ruta una forma de protesta expandida y eficaz en nuestros días cuando se trata de que un asunto tome dimensiones públicas. Y del delgado límite que las fuerzas policiales cruzan una y otra vez haciendo un “uso ilegítimo de la violencia legítima”. Cabe destacar el énfasis puesto por Wainfeld en que el problema se mueve en lo que llama “la necesidad de optar”, no es posible no reprimir y garantizar una jornada turística, (o no se ha encontrado la manera).
 

5. Conclusión

 

carlos_fuentealba_por_sabat.jpgLa construcción de enunciados se mueve también en la necesidad de optar, las características gramaticales son opciones realizadas por un hablante dentro del abanico de posibilidades que su lengua le ofrece (2). En este sentido es posible considerar el accionar represivo de la policía como una practica que encuentra su legitimación no solo en el poder que le otorga el Estado sino también (y no en menor medida) en las practicas discursivas que rodean asuntos como el conflicto docente.   Es inevitable destacar que se trata aquí de posiciones ideológicas. Eagleton afirma que “La ideología es esencialmente una cuestión de significado; pero para algunos la situación del capitalismo avanzado es una situación de profunda no significación.” (4) Es por este motivo que  resulta fundamental detenerse en la construcción de sentidos en las cuestiones que tematizan la actualidad.  La prensa ocupa en ellas  un lugar fundamental, nutriéndose de aquellos conceptos que parecen inamovibles en el imaginario colectivo y muchas veces, como en el caso analizado, encargándose de fortalecerlos.
 
 

Florencia Vera Spinelli
 
 
6. Referencias Bibliográficas

•   (1) Arnoux, Elvira: “Guía de lecturas: lenguaje e ideología.” Cátedra de Lingüística interdisciplinaria, 2004.

•    (2) Arnoux, Elvira (2006). Análisis del discurso. Modos de abordar materiales de archivo. Buenos Aires: Santiago Arcos. Instrumentos
•    (3) Chilton Paul y schäffner Christina: “Discurso y Política” en Teun Van dijk (comp.) (2000): El discurso como interacción social. Barcelona: Gedisa, págs. 297-324
•    (4) Eaglenton, Terry:  “Estrategias ideológicas” en Ideología, una introducción, (1997) Buenos aires: Paidos, págs. 57-91.
•    Verón, Eliseo: “Diccionario de lugares no comunes” en Fragmentos de un tejido (2004) Barcelona: gedisa, págs. 39-59.
•    Bange: “Argumentación y ficción”. Traducción completa de Bange, Pierre. “Arguemntation et fiction, en L´Argumentation. Lyon, P:U:L, 1981. material de cátedra.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Current track
TITLE
ARTIST

Background