Definiciones sobre soberanía alimentaria – Veterinarios sin Fronteras

Escrito por el 26 de septiembre de 2008

Definiciones sobre soberanía alimentaria – Veterinarios sin Fronteras
 
Entrevista a Gustavo Duch Guillot, catalán y veterinario. El presidente de Veterinarios Sin Fronteras , desde su casa en Barcelona, aporta definiciones sobre soberanía alimentaria y consumo. Hace un llamado a repensar nuestros consumos desde un nuevo paradigma.
 
"Somos una organización que procuramos desde nuestro terreno colaborar con las organizaciones campesinas, en los países donde estamos actuando, en la lucha por alcanzar la soberanía alimentaria. Nos consideramos una organización que quiere restaurar, que está al servicio de las organizaciones campesinas, que son el verdadero motor que pueden promover un mundo rural vivo, un mundo rural justo". 
La Colectiva – Muchas gracias por atendernos. Danos una aproximación sobre cual es el objetivo de Veterinarios sin Fronteras, algo breve como para introducirnos.
 
Gustavo Douch Guillot – Somos una organización que procuramos desde nuestro terreno colaborar con las organizaciones campesinas, en los países donde estamos actuando, en la lucha por alcanzar la soberanía alimentaria. Nos consideramos una organización que quiere restaurar, que está al servicio de las organizaciones campesinas, que son el verdadero motor que pueden promover un mundo rural vivo, un mundo rural justo.
 
LC – Ha llegado a nosotros y fue el disparador de esta llamada, un trabajo tuyo que se titula “De boca en boca” Allí tu señalás que un tercio de las emisiones de carbono se deben a la agricultura global. ¿Podrías hacer una explicación sucinta de esto?
 
GDG – En el informe Stern, el que dio lugar al informe sobre el cambio climático, en el que se basó el documental que hizo Al Gore, alli, desapercibidos,  quedaban claros los datos. Si sumamos el porcentaje que la agricultura industrial genera de emisiones de CO2, más el porcentaje que se genera con la deforestación para ganar terreno para la agricultura, esas dos cantidades suman aproximadamente el 32 o 33% de las emisiones de CO2. Es decir que están por encima de los efectos que vienen de la industria o del parque automovilístico. Es una realidad oculta que hay que sacar a la luz porque evidentemente estamos viabilizando un modelo de agricultura que no solo es injusto desde un punto de vista social, que también podemos hablar de eso, sino que es uno de los fenómenos que más está contribuyendo al cambio climático. Debemos tener en cuenta que la agricultura en general, salvo donde aún se mantiene la agricultura campesina, la agricultura familiar, la agricultura industrial que la podemos encontrar en el norte o en el sur, es una agricultura que depende del petróleo(…) utiliza muchos agroquímicos, que es petróleo, utiliza muchos fertilizantes, que es petróleo y ahí ya tenemos un consumo importante y una ineficiencia desde el punto de vista energético de este modelo de agricultura. Si además añadimos todos los quilómetros que los alimentos recorren, lo que nosotros llamamos lo petro-alimentos, pues la cifra ya es espectacular. En el caso de Argentina y España, lo dos pueblos que estamos hablando esta mañana, es muy fácil de ubicar. Toda la cantidad de soja que está produciendo la Argentina con un modelo muy agroindustrial, además después viaja todo el Atlántico para llegar a España que es un país totalmente sojo dependiente. Si Argentina cerrara las fronteras y no distribuyera soja, toda la ganadería que tenemos aquí, no tendría nada que comer. Somos cien por cien dependientes de la soja que ustedes producen.
 
LC – Ah, ¿y cómo es posible que España haya llegado a esa dependencia?
 
GDG – Bueno, lo he escrito hace poco. Creo que tiene que ver con los pocos avances en las cumbres de la FAO, toda Europa ha ido corriendo muchas tierras cultivables. Ha estado ganando el terreno el cemento, el turismo y están desapareciendo muchos agricultores. Sólo en Cataluña desaparecen cada año mil agricultores o agriculturas. Si contamos que la población agrícola que nos queda son de treinta mil unidades familiares, bueno a este ritmo en apenas treinta años nos quedaríamos sector rural. Este sector en España no alcanza ni al 3% de la gente que está trabajando. Entonces dependemos de un sistema global, de una agricultura global donde la soja viene de Argentina, las moles vienen de , la fruta viene de Sudáfrica, mucho pescado viene de Asia. Es decir, somos países, Europa, que estamos perdiendo su seguridad alimentaria y su soberanía alimentaria.
 
LC – ¿Qué grado de conciencia hay de esta situación que tú estás diciendo? Fundamentalmente en tu entorno. 
 
GDG – Bueno, todo lo que es la difusión de este mensaje y de este nuevo paradigma que sería la soberanía alimentaria, tanto en su análisis de cuales son las causas y en las propuestas alternativas que hay, es un mensaje que está cogiendo fuerza. En estos años de insistir tanto desde las organizaciones campesinas, de insistir en este paradigma, bueno, poco a poco va calando porque además, lamentablemente, muchas de las cosas que se iban advirtiendo y que se iban señalando están ocurriendo. Se hablaba de los problemas que se generan a nivel de cambio climático y se está haciendo cada día más evidente. Se hablaba de un sistema que estaba en crisis y la crisis del precio de los alimentos es una consecuencia de este modelo de agricultura global neoliberal. Todo esto va haciendo que se mire con más atención el nuevo paradigma que plantea la soberanía alimentaria.
 
LC – Si a esto le sumamos el biocombustible. El biocombustible va a profundizar esta situación…
 
GDG – Es tal como dices. Es unas cuantas gotas más que ya están haciendo rebalsar el vaso. No es el único elemento pero está entrando con mucha fuerza. Y que enlaza a tres negocios que encuentran en los agrocombustibles una posibilidad de seguir adelante con sus empresas. Tenemos todas las empresas agrícolas que con la venta de las semillas y etc, ven en el asunto de los biocombustibles un nuevo negocio. Esto va haciendo como un puzzle con las industrias energéticas que saben que van a tener dificultades en la medida que vaya descendiendo la cantidad de petróleo. Son las mismas empresas las que están transformando los agrocombustibles en biodiesel o bioetanol. Y tercero, todas las empresas automovilísticas que también están poniendo mucho interés en todo este paquete para permitir en este crecimiento sin fin que es lo que nos marca la teoría capitalista. Teoría que está topando con los límites de la naturaleza. El capitalismo va a caer porque la naturaleza le está poniendo sus barreras, le está poniendo sus límites.
 
LC – En este trabajo tuyo del que hablábamos, “De boca en boca”, tú hablabas sobre reclamos a nuestros gobernantes, reclamos a las instituciones internacionales. ¿Te parece que ese es un camino viable, qué están para escucharnos o será posible que nos escuchen?
 
GDG – Albert Einstein decía que no se trata de encontrar a las personas con maldad sino a las que permiten que esa maldad salga a la luz. Nosotros tenemos un sistema de gobierno y un sistema internacional que está permitiendo cuestiones bochornosas. El sistema financiero internacional está permitiendo que nuestros últimos años de crisis alimentaria se pueda estar invirtiendo en alimentos. Se está poniendo dinero en bolsa, dinero a largo plazo en cereales porque saben que es un bien que va a poder beneficios. Es decir, se está especulando con el hambre, se está especulando con el derecho a la alimentación que es un derecho vital para cada una de las personas. Esa es una cuestión muy clara que está permitiendo el sistema financiero internacional. Además en la Unión Europea, por ejemplo, están marcando unos mínimos de agrocombustible para los próximos años. Estas son una serie de medidas con las que podemos luchar de cara y enfrentarnos, que son las que están provocando buena parte de las consecuencias de las que estamos hablando. Y aquí está la capacidad de la sociedad civil de incidir en sus gobiernos locales y nacionales. Y la organización internacional que puede hacer frente, como lo viene demostrando en los últimos años, a organismos internacionales como la Organización Mundial del Comercio. Allí la agricultura deja de ser un derecho y pasa a ser una mercancía, juegan a banqueros, juegan a negocios con el alimento de las personas.
 
LC – El nuevo paradigma nos sacaría del actual, que es la sociedad de consumo.
 
GDG – Claro, la soberanía alimentaria se plantea fundamentalmente como el derecho a que las poblaciones puedan producir sus alimentos por ellas mismas, por sus productores locales y en buena medida en su propio territorio. Conlleva otro modelo de consumo de alimentación. Es muy importante plantearlo desde el punto de vista de que algo tiene que cambiar. Ni más ni menos pero si diferente. Va a ser mejor para la salud individual, para el gusto y para nuestros paladares. Va a ser el único modelo de consumo que permita un futuro para nuestros hijos e hijas. Es un consumo basado en un alimento de proximidad, en la alimentación de temporada. Yo no se allí ustedes en Argentina pero nosotros aquí en España podemos estar comiendo Kiwis durante cualquier día del año, que son productos que tienen su temporada, su ciclo natural y bueno, en cambio nosotros podemos consumirlo cada día del año porque el mercado nos lo permite. En cambio tenemos dificultades para consumir guisantes, habas, lechuga de producción cerca que nos permite recuperar el sabor de lo fresco. Y el tercer elemento importante y se que a ustedes los argentinos los obligaría a un cambio importante, es bajar el consumo de carne. Es ineficiente desde el punto de vista energético y también desde el punto de vista social. Cuando yo comentaba la cantidad de soja que están produciendo para alimentar a nuestra ganadería, estamos utilizando tierras de ustedes para engordar a cerdos a vacas a terneros de Europa porque tenemos aquí un consumo cárnico muy alto. Esas tierras podrían estar produciendo alimentos de calidad para los argentinos y no para los macdonalds o los burgerking.
 
LC – No vayas a creer el consumo de carne por aquí está directamente relacionado con el ingreso. Hay gente que no la ve, lamentablemente. Y lo mismo pasa con los mangos o los kiwis. El que tiene plata los consume todo el año…
 
GDG – Hay que señalar que cuando hablabas de la pobreza en Argentina y de los mismos consumos extraordinarios que pueden haber, es que debemos de romper el tópico de los países pobres y los países ricos (…) es un tópico que debemos romper. Yo utilizo últimamente la expresión del sur global y del norte global. Porque en Argentina hay grandes riquezas y en España hay grandes pobrezas y viceversa. Y en el mundo rural es todavía más claro. No se trata de los campesinos del sur enfrentando a los campesinos del norte, sino de un modelo donde los pequeños campesinos de cualquier parte del mundo están enfrentándose con una agroindustria, con el político que apoya esa agroindustria, que no les permite vivir de las profesiones de las más dignas del mundo que es la de cuidar el campo y producir alimentos para las poblaciones.
 
LC – Le agradecemos muchísimo…
 
GDG – Quiero felicitaros por la iniciativa y en cualquier ocasión me encantaría conoceros y podéis contar conmigo. Muchas gracias.
 
LC – Muchísimas gracias a ti, hasta luego.  Piedra Libre Nª 20
 
Audios

 

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background