Contra la globalización se viene la desfronterización

Escrito por el 11 de octubre de 2007

Primera asamblea regional

 

“Hubo alrededor de cuatrocientas personas, trescientos uruguayos, cien argentinos de los cuales setenta y cinco vinieron de Gualeguaychú y una representante de los sin tierra de . Y para destacar: vinieron uruguayos de doce de los diecinueve departamentos que somos, cada uno con su problemática”. Esto decía al finalizar el domingo 7 de octubre Carlos Vico, productor rural de la zona y uno de los organizadores.

 

Se lo notaba satisfecho y no era para menos, el encuentro había sido un éxito. Fue el resultado de una organización hecha a pulmón y remando contra toda la prensa y las autoridades en contra. Estas no perdieron ocasión de generar expectativas de violencia, expectativas que se vieron defraudadas. No obstante generaron preocupación entre los organizadores, tanto que se reunieron con el comisario de Nueva Palmira para exigirle que garantizara la seguridad de los concurrentes. Al parecer la palabra seguridad tiene varias interpretaciones porque al comisario se lo vio filmando con una vieja Sony a la delegación que llegó cerca del mediodía en una lancha desde el Tigre y más tarde se dio una vuelta, cámara al hombro también, por el club Palmirense, centro de reunión de la asamblea. Al parecer, la Seguridad Nacional está primero. La misma preocupación asaltó a las autoridades nacionales. Los asambleístas que vinieron de Gualeguaychú tuvieron que sortear seis puestos de control en un recorrido que ronda los ciento cincuenta kilómetros. Para revisar los coches no faltaron los expertos en explosivos, los canes husmeadores y hasta un agente de anteojos negros que abría los capots a los autos y se quedaba observando largamente sin hacer otra cosa. Sólo miraba. Con un par de horas agregadas, llegaron cerca del mediodía. Para Daniel Pérez Molenberg, asambleísta entrerriano, esta recepción le recordó algunos viajes de 1979.
De construcciones bajas y aire limpio, Nueva Palmira con ocho mil habitantes, recibió a todos con la mirada de sorpresa que provocan siempre los forasteros, sobre todo cuando llegan en forma de multitud. Con el saludo en la boca, muchos fueron los que se acercaron al Palmirense sólo para ver que pasaba.

Prímera…

frente_del_club1.jpgLa jornada comenzó, entonces, con algún retraso y se dividió en dos partes. La primera estuvo dedicada a una breve presentación. Habló un representante por organización y arrancaron los uruguayos. Hugo Viviano integrante del grupo que lucha en la zona contra la instalación de ISUSA, una planta de producción de ácido sulfúrico, fue uno de los que inició los primeros contactos para la realización del encuentro. Luego de historiar brevemente sobre el proceso realizado, que incluye un tiempo de espera al gobierno de Vázquez, así como el recorrido por varios despachos de las capitales nacional y departamental, admitió: “…llegamos a la conclusión, después de ver la actitud del gobierno, que era muy poco lo que podíamos esperar. Entonces decidimos tomar medidas drásticas, cortamos la ruta. Nos amenazaron con procesarnos y quedamos totalmente desamparados y llegamos a la conclusión de que los compañeros de Gualeguaychú lo que habían hecho es ganarnos de mano y que iban más adelantados que nosotros y que lo único que había para hacer era la unión de la gente. Por eso fue que decidimos cruzar el charco, estuvimos con ellos, les dimos nuestro apoyo y estamos totalmente convencidos que tenemos la razón, que esto es cuestión de tiempo…” 

A continuación fue el turno de los entrerrianos y Pérez Molenberg abrió el juego: “No sólo elegimos como vivimos sino también como queremos morir. Nos están imponiendo un modelo y un destino del cual gracias a Dios, la región está despertando y que no es lo que nosotros necesitamos. No es lo que nuestros hijos van a poder seguir el día de mañana, para poder desarrollarse como nosotros queremos. Tenemos que trabajar juntos. En este día histórico los pueblos de este lado del mundo, estamos unidos. Esto es historia. Estamos marcando un camino y vamos a marcarlo juntos y eso es lo más grande que hay, porque estamos dando un ejemplo de civilidad a los funcionarios en general que no solamente se bajan y se agachan ante los grandes capitales, sino que se olvidan del pueblo que es lo que los está manteniendo”.

http://www.lacolectiva.org.ar/portal/Documentos/NuevaPalmira2-oct0723.mp3 

La idea de regionalizar las respuestas, cortando fronteras, sobrevoló varias de las intervenciones en el resto del  día.
La pausa la marcó la presentación de Joselo Schuap, cantautor misionero. El hombre ha reciclado un viejo colectivo con el que recorre los pueblos con su música. Presente en el Palmirense, se llevó los aplausos de la concurrencia.

Se va la segunda
 
Luego de la música y los chorizos se largó la segunda parte. La caracterización de cada una de las situaciones se llevó la tarde y permitió generar una suerte de mapa regional donde quedó descrito el accionar y las consecuencias de las multinacionales que “industrializan” el trabajo agrícola con el modelo de los monocultivos, sea de soja, pinos o eucaliptos. Esto le dio un marco a Botnia, ligándola a la problemática profunda que vive con la forestación, un país con diecisiete millones de hectáreas donde los eucaliptos transgénicos ya se han comido una y se prevé llegar a cuatro en los próximos años.
Víctor Cardona es un productor rural de Mercedes, a dieciséis kilómetros en línea recta con Botnia. Vale su relato como ejemplo de lo que se vive en la región; “los monocultivos forestales al ejido de chacras que hay alrededor de Mercedes, le han secado las napas de agua. Hay ciento cuarenta y seis familias que no tienen agua ni siquiera para la higiene.

http://www.lacolectiva.org.ar/portal/Documentos/NuevaPalmira3-oct0723.mp3 

La intendencia de Soriano les lleva con un camión cisterna cada una semana o quince días y les deja en tarrinas de agrotóxicos doscientos litros… No tienen para ellos y menos van a tener para un animal o para hacer una huerta”. Los vecinos se han organizado desde hace diez años en un movimiento llamado Los Chacreros de Mercedes el cual lleva adelante la lucha para reclamarle al Estado una solución. Para el intendente de Soriano esta solución consistiría en llevarles agua más seguido.
Para la hora de las conclusiones, afuera, el frío de la nochecita ya se hacía sentir.
nenas-con-cartel1.jpgDentro de las muchas propuestas recibidas a lo largo del día, el plenario aprobó varias(*), entre ellas la conformación de una mesa coordinadora integrada por delegados de todas las organizaciones presentes y renovable en el próximo encuentro. En cuanto a esto último, se decidió que se realizará también en territorio uruguayo y que serán ellos los que elegirán el sitio donde se desarrolle.
Isabel es una asambleísta de Gualeguaychú que sostiene el corte en Arroyo Verde desde el comienzo de las acciones. A pesar del cansancio acumulado, ya más allá del cierre, se resistía a irse;  “Hoy lo que yo siento es una cosa que debe llamarse felicidad porque es como que estoy llena. Como que no me alcanza el cuerpo para estar tan bien. Me quiero ir porque estoy muy cansada pero estoy tan complacida que me hace acordar a los primeros tiempos, cuando realmente peleábamos palabra a palabra para lograr lo que hoy hemos logrado. Pero esto es internacional. Hoy hemos escuchado gente de otros lugares con otros problemas y sin embargo tenemos los mismos problemas en común que ha sido desde el principio la desintegración social y el atropellarnos todas las empresas multinacionales que nos rodean…De nuestra parte nos toca ser los primeros en hacernos escuchar porque hemos gritado con más energía. Pero hoy me siento tan pero tan complacida, porque es mucha gente que grita en común. Hoy estoy feliz”.

 

Ver resoluciones Completas de la Asamblea Regional


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Current track
TITLE
ARTIST

Background