Continúa la impunidad en el caso de Rafael Nahuel

Escrito por el 31 de mayo de 2018

rafael nahuel“Actualmente la situación es que tenemos la querella con el pedido de indagatoria para los Albatros, y las únicas dos personas que están imputadas al día de hoy en la causa y con pedido de revocación de excarcelación son Lautaro González y Fausto Jones Huala”, expresó Alejandro Palmas en comunicación con Enredando las Mañanas.

 

Se cumple un nuevo mes del asesinato de Rafael Nahuel y quisimos conocer más acerca de quién era Rafael. Nos contactamos con Alejandro Palmas del Colectivo Al Margen que trabajó con Rafael Nahuel en el Semillero, una de las instancias del Colectivo junto a la juventud y la  niñez en los barrios populares de Bariloche. Barrios donde también hubo una represión muy brutal hace unos años y está cerca de iniciar el juicio.  

¿Cómo se encuentra la causa en la muerte de Nahuel? ¿Cuál es la situación de los imputados? El gobierno con su aparato propagandístico, con Patricia Bullrich a la cabeza, dicen que fue un enfrentamiento, pero los estudios han demostrado que en el cuerpo de Nahuel no había restos de pólvora que deberían encontrarse cuando se dispara un arma de fuego, teniendo en cuenta que fue Clarín quien dijo que sí se habían encontrado estos restos. Estos interrogantes iniciaron la charla con Alejandro Palmas.

Enredando las Mañanas (ELM): Se cumple un nuevo mes  del asesinato de Rafael Nahuel y queríamos preguntarte primeramente, ya que tuviste la suerte de compartir militancias con Rafael ¿Cómo era él, cómo eran sus instancias de militancia y su personalidad?

Alejandro Palmas (AP): El Rafa era un pibe de barrio de 22 años, proveniente de los sectores populares, de los barrios del alto, que es como les llamamos aquí en Bariloche a las barriadas más humildes que están un poco alejadas de la postal del centro cívico. Como todo pibe de barrio él se acercó a nuestra organización porque no estaba yendo a la escuela, había abandonado. Nosotros ofrecemos un espacio de formación de oficio, la llamamos formación socio-laboral, donde damos diferentes talleres, algunos de formación como el de carpintería, que era en el que Rafa participaba, y también hacemos telar mapuche, boxeo, diferentes actividades de contención y de generar vínculo con los pibes y las pibas del barrio. A ese espacio es que el Rafa venía todas las semanas, compartía nuestras propuestas y era un pibe que siempre tenía una sonrisa en la boca a pesar de haber tenido una vida bastante dura. 

Era un pibe muy autónomo que desde los 15, 16 años se manejaba prácticamente solo, iba a estos talleres de oficio donde encontraba los diferentes espacios, aprendía algún oficio como herrería y con eso se iba generando changuitas; soldando o haciendo cosas en madera. En nuestro espacio la propuesta es un poco productiva así que también podía conseguir un ingreso a través de la venta de las cosas que construimos ahí en el taller de carpintería.

Era un pibe muy carismático muy querido, con muchísimos amigos y a diferencia de otros que les costaba hablar o que les cuesta pensar en el futuro él siempre te decía “bueno voy a estar haciendo esto”, o “haciendo esto otro voy a comprar esto, voy a ir para acá, voy a ir para allá” siempre era propositivo y empujaba hacia adelante al grupo, esa es una de las características que podemos destacar de Rafita.

ELM: ¿Cómo está toda la cuestión judicial del caso de Rafael?

AP: Desde nuestra organización estamos acompañando a la familia y nos constituimos como querella junto al padre y a la madre de Rafita. Lo que te puedo decir es que el último paso que dio la familia, fue el pedido de indagatoria y el pedido de prisión preventiva para cinco miembros de prefectura del Grupo Albatros, que ya se demostró en la causa judicial que tenían los cargadores vacíos de sus armas 9 milímetros, y que son parte de los que tiraron 114 tiros esa tarde del sábado 25 de noviembre del 2017. Lo que se avanzó con esas pruebas, que ya están en el expediente y está demostrado todas las balas que han tirado estos efectivos, fue el pedido para que fueran indagados, cuestión que todavía el juez Villanueva no ha respondido.

Tenemos la querella con el pedido de indagatoria para los Albatros, y las únicas dos personas que están imputadas al día de hoy en la causa y con pedido de revocación de excarcelación son Lautaro González y Fausto Jones Huala, que fueron dos jóvenes mapuches que estaban con Rafael esa tarde ahí en la reivindicación territorial de la comunidad Winkul Mapu. Son los que bajaron a Rafael cuando estaba herido de bala, que en medio de la balacera se animaron a pedir que dejen de disparar y bajaron a Rafael con la esperanza de que lo llevaran a un lugar para salvarle la vida, cosa que no sucedió. Estos dos muchachos son los únicos dos que al día de hoy están procesados y con un pedido de excarcelación revocado así que posiblemente van a quedar detenidos según el último pedido de juez.

ELM: En el caso de Maldonado, si bien hubo una acción de desinformación, salió en varios hegemónicos ¿a Rafael Nahuel no se le ha dado la misma difusión no?

AP: Hoy temprano estuve chusmeando los medios y la verdad que prácticamente casi ningún medio nacional grande está en portada el tema de Rafael Nahuel, cuando se cumplen seis meses y siempre estos aniversarios son significativos, los seis meses o el año. La verdad da esa sensación de que el caso Maldonado tuvo un impacto tremendo y llegó a todos los  grandes medios y a los de Buenos Aires incluso y lo de Rafa pasa desapercibido.

La verdad que nosotros nos hacemos la misma pregunta y nos cuesta entender por qué no está en tapa de todos los diarios a seis meses del caso Rafa Nahuel y por qué no hay ninguna investigación que esté contando que al día de hoy no hay ni un solo efectivo de seguridad procesado, es llamativo. Los medios no sólo ponen en lo que dicen sino que ponen en a través de lo que no dicen y por ahí tenga que ver con eso, con callarse y no dar discusión para que este caso quede impune. Para que no quede impune necesitamos mucha movilización y que la gente esté enterada de cómo fueron las cosas.

ELM: Recordamos que el gobierno salió a decir que el motivo de que las fuerzas de seguridad usaran armas de fuego fue que ellos también recibieron disparos desde los mapuches, ¿cómo quedó esa investigación?

AP: Las muestras de carbono que se hicieron sobre las manos de Rafael Nahuel no tienen restos de pólvora, la investigación fue realizada por el Centro Atómico de Bariloche, que tiene prestigio internacional y son completamente neutrales en este tipo de causas. El periodista Claudio Andrade, corresponsal de Clarín, estuvo acá en Bariloche y rápidamente salió a publicar que Rafael tenía resto de pólvora en la mano, cuando las pruebas del Centro Atómico demostraron que el Rafita no tenía ningún resto de pólvora, lo que indica que no ha efectuado disparos de armas de fuego. Eso nos da la tranquilidad, de lo que nosotros dijimos desde el primer día cuando salió el gobierno a publicar la teoría del enfrentamiento para justificar la muerte de Rafita, nosotros siempre dijimos lo mismo, Rafa era un pibe pacífico, tranquilo, no utilizaba armas de fuego nada que ver con el perfil que quisieron construir algunos medios y el gobierno con la intención de dejar el crimen impune. Lo importante acá es que el Rafa no hizo disparo de arma de fuego y eso desmiente la operación mediática que realizó el gobierno junto a Clarín.

ELM: Alejandro, estamos cerca también de iniciar un juicio por aquella feroz represión que hubo a los chicos del alto ¿Cómo es la realidad represiva hacia las barriadas populares allá en Bariloche?

AP: Esa es la tristemente famosa causa del 17 de junio de 2010, cuando la policía asesinó a Diego, a Nino y a Sergio Cárdenas, dos adolescentes y un joven de 29 años todos oriundos de los barrios del alto de Bariloche, del barrio Boris Furman. Ese 17 de junio fue un estallido social en Bariloche que sucedió con el caso de gatillo fácil que se inicia con Diego Bonefoi y después en la represión de la tarde asesinan a Nino y a Sergio.

Este hecho lo que hizo fue poner en agenda nacional de Argentina que Bariloche no es la postal del centro cívico ni el chocolate y los viajes de egresados, que es lo que funciona en el imaginario del resto del país, sino que es una ciudad con un fragmentación social enorme, donde los índices de pobreza y desocupación son muchos más altos que en todo el resto del país y donde la forma de parar toda esa pobreza en los barrios no es otra que con una represión sistemática a los sectores populares.

Por ejemplo, una situación paradigmática es que a los pibes de los barrios que usan gorrita no los dejan bajar al centro cívico, porque vienen a “ensuciar” la postal turística que se quiere vender al resto del mundo. Esto es sistemático, la persecución a los adolescentes, a los jóvenes de los barrios.

Nosotros junto con un montón de otras organizaciones que trabajamos en el alto de Bariloche venimos denunciando la violencia institucional de forma sistemática con diferentes cuestiones. Estamos haciendo registros propios en las distintas organizaciones porque es tanta la violencia institucional que hay que los pibes no se animan ni siquiera a denunciar las situaciones en Fiscalía. Las organizaciones lo que hacemos es un registro informal, manteniendo la confidencialidad de los chicos, porque tienen miedo de que después la policía los vuelva a perseguir y re victimizar nuevamente en los barrios. De aquel 17 de junio para acá el tema de la violencia institucional es terrible y los extremos  son estos casos de gatillo fácil.

ELM: Con respecto a este tema, las organizaciones y las comunidades que están acompañando, ¿También están siendo perseguidas? ¿Cómo se vive en los diferentes grupos?

AP: En el caso de las organizaciones sociales como la que pertenezco, no hemos tenido situaciones de amedrentamiento por nuestro funcionamiento, muchas tenemos muchísimos años de trabajo, trabajamos de forma articulada, en algunos casos llegamos a efectivizar políticas públicas en co-gestión con algunas áreas del gobierno municipal, con lo cual tenemos una legitimidad y un reconocimiento social que hace que no nos pasen situaciones a nosotros mismos.

No es el caso de las comunidades de los pueblos originarios, donde sí que hay muchas más persecución, hay estigmatización también, sufren situaciones más persecutorias, que por ahí algunas otras organizaciones, porque muchas veces no hace falta la persecución o la cárcel sino que es tan grande la estigmatización que hay hacia los pueblos originarios que hace que mucha gente se ponga en la vereda de enfrente, los estigmatice y los ponga en un lugar que la verdad que no está bueno.

 

AUDIO descargar

Fuente: : Ver original


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Continuar leyendo

Current track
Title
Artist

Background