Balance y desafíos finalizando 2012

Escrito por el 30 de diciembre de 2012

A lo largo de un año signado por la puja entre el gobierno kirchnerista y el multimediático Grupo Clarín, en materia comunicacional, es importante resaltar un sector que no ocupa grandes planas ni discursos en cadena nacional. Pensar el 2012 desde los medios comunitarios, alternativos y populares nos permite entrever otra agenda, otras necesidades y otros idearios.
Por Radio La Colectiva para Red Eco 

En términos concretos podemos ir desmenuzando el año en varios ejes, todos atravesados por una práctica política militante que propone una nueva forma de hacer y entender la comunicación.

Desde lo comunicacional los medios comunitarios, alternativos y populares estuvieron en las calles difundiendo y reclamando la aparición de Luciano Arruga, justicia por Kiki Lezcano y muchos otros pibes y pibas víctimas de la violencia institucional y el gatillo fácil. En los cortes de rutas junto a las asambleas ambientales contra la megaminería contaminante, con aprietes, detenciones e interferencias como las de Radio El Algarrobo, con represiones salvajes como en Tinogasta, Belén y Cerro Negro. Presentes dando a conocer el avance de la frontera sojera y su prepotencia criminal sobre las comunidades originarias como en Pampa del Indio en Chaco e Indio Colalao en Tucumán. En los tribunales cubriendo la agenda de derechos humanos de ayer y de hoy, junto al juicio a la fumigación en el barrio Ituzaingó de Córdoba, las redes de trata como en el caso Marita Verón o las sentencias a los represores de la ESMA, el Circuito Camps, el robo sistemático de bebes o la complicidad civil de Blaquier y la empresa Ledesma en Libertador General San Martín, en lo que se conoce como Noche del Apagón, y que ya lleva 29 años de caminatas. También estuvieron presentes, como año a año, en el puente Pueyrredón recordando a Darío y Maxi, reclamando aparición con vida de Julio López, recuperando la memoria el 24 de marzo, exigiendo justicia por Mariano Ferreyra y muchos otros militantes asesinados por burocracias y complicidades. Presentes también en Posadas en el Encuentro Nacional de Mujeres delatando esta sociedad patriarcal que día a día violenta a las mujeres. Y esto es solo un compendio minúsculo de temas que continúan fuera de los medios tradicionales y de los modelos hegemónicos de país, o mejor dicho, son los excluídos intencionales de estos modelos. De ahí la importancia de dar a conocer esta otra agenda.

Esta agenda necesitó, además, del encuentro, del intercambio y la formación de quienes ponen el cuerpo, las palabras y las imágenes. No sólo se tratan otras agendas sino que se buscan nuevos recursos y se reforman los existentes. En una búsqueda contínua por generar información en formatos de calidad, donde no se plantean independencias ni neutralidades encubiertas, sino más bien lo contrario, dependencia y toma de posición en favor del cambio social, donde se entiende a la comunicación no como mercancía sino como expresión legítima de los derechos del pueblo. En este marco se multiplicaron talleres a lo largo del país, se crearon nuevos medios y se fortalecieron otros. Como ejemplo, el Taller Integral de Televisión realizado por la donde se formaron y equiparon 15 nuevos canales de televisión. Y convocado desde el mismo sector pero con una participación mucho más amplia se realizó el 9no Encuentro de la Comunicación Comunitaria, Alternativa y Popular donde más de 300 comunicadores de todo el país pusieron en común conocimientos, necesidades y problemas. Es aún una foto parcial pero no deja de ser el camino necesario, y el desafío, para la consolidación de un sector de la comunicación muchas veces minimizado.

En lo legal, el año dejó en claro que la disputa por la ley de medios se concentró en poco y dejó afuera demasiado. La construcción binaria gobierno/Clarín no sirvió más que para ocultar todo lo pendiente de la ley. El sector sin fines de lucro, con los medios comunitarios a la cabeza, resaltó claramente los puntos que aún faltan para un real proceso de democratización. Sin la garantía del 33% del espectro, sin el reconocimiento de las especificidades de estos medios, sin su reconocimiento efectivo no hay posibilidad de democracia comunicacional, ni democracia a secas. La sola presencia de muchos dueños, con vocación comercial, no garantiza nuevas voces. Reemplazar un monopolio económico por otro discursivo no favorece la nueva sociedad que el relato construye. Si bien desde la asunción de Martín Sabbatella la empezó a definir algunos de los puntos pendientes, las actuaciones quedaron en lo discursivo y fueron opacadas por la autoproclamada y fallida batalla del 7D. Más allá de unas pocas licencias para radios de muy baja potencia, la aplicación de la ley de medios para el sector sin fines de lucro dejó un 2012 con gusto a poco. En este sentido es importante resaltar cómo los medios comunitarios, alternativos y populares, agrupados en diferentes espacios, lograron instalar la única voz disonante en el esquema binario hegemónico.  
  
Por último debemos pensar en los desafíos que se presentan para el sector. Por un lado continuar y profundizar la construcción de una agenda alternativa comprometida con los sectores populares, que sume calidad, propuestas y llegada a más público. Por otro, profundizar los procesos de discusión y articulación como sector, de modo no sólo de multiplicar sus audiencias sino también, de conseguir  torcer el brazo esquivo del Estado en el marco de la completa aplicación de la ley de medios. Asimismo, deben crecer en mecanismos de autodefensa frente a las interferencias que la ambición comercial genera, como son los casos Radio La Caterva o La Quinta Pata de Córdoba aún sin resolución y con oídos sordos desde las autoridades. Cada uno de los medios, y como sector, deberá pensar formas de organización que permitan procesos de gestión democráticos acorde a sus lineamientos políticos a la vez que conseguir mecanismos para sostenerse a lo largo del tiempo, tanto en lo económico como en lo comunicacional.  La lucha de los medios comunitarios, alternativos y populares, con sus especificidades, se enmarcan en una disputa política que no debe perderse nunca de vista.

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist

Background