A seis meses del asesinato del maestro Carlos Fuentealba

Escrito por el 4 de octubre de 2007

Hoy, jueves se cumplen seis meses del asesinato del maestro neuquino Carlos en manos de la policía de Neuquén. Seis meses en los que las causas que se llevan adelante por este crimen aun no han sido resueltas. Seis meses  que el gobernador de la provincia, Jorge Omar Sobisch, ha  utilizado para intensificar su campaña de candidato a presidente de la nación. Ese mismo candidato que dice ser responsable político de la muerte del docente, pero que, aún hoy , a seis meses, no ha sido citado jamás a declarar como autor intelectual. Ese candidato que hoy se pavonea por todos los canales y radios de Capital Federal, gastando sumas millonarias, alegando estar 100 % preparado para gobernar el país. Para muestra, basta un botón.

 

La causa

La investigación de los hechos de semana santa tiene dos caminos. El autor material del crimen está identificado y va camino a  juicio. Pero la responsabilidad política e intelectual por la represión y asesinato de Carlos Fuentealba está varios pasos más atrás.  El fiscal Richard Trinchera, que se hiciera cargo del caso en mayo, analiza cual es la responsabilidad del ex subsecretario de Seguridad de la provincia Raúl Pascuarelli y del gobernador, que por estos días se encuentra de licencia y ausente de la provincia. Pero esta investigación nunca comenzó.

El disparo contra el docente lo investiga la fiscal de Graves Atentados contra las Personas, Sandra Gonzáles Taboada. Por esta parte de la investigación, el acusado es Darío Poblete, oficial con antecedentes de malos tratos, apremios ilegales y con dos condenas en su contra.

Y la cosa parece seguir estancada, la justicia neuquina en su eterna connivencia con el poder político de la provincia impide el proceso lógico de una causa criminal. Sobre todo ello, los policías acusados de participar de la represión siguen manteniendo la estrategia del silencio. El martes fue el turno del oficial Cristian Vázquez Salinas, quien se presentó ante el juez Cristian Piana pero le dijo que usaría su derecho de no declarar.

El 4 de abril Vázquez Salinas estaba en la ruta como integrante de los grupos especiales de la policía .  Según testigos, el Fiat 147 en el que viajaba el docente lo habría pisado y de allí vino la orden de detener el auto. El rol de Vázquez es clave. Alentaba la posibilidad  de que declare para saber más acerca de lo sucedido. Sin embargo, al igual que los cinco policías anteriores, se negó a declarar.

Ante esta perspectiva, queda un margen para pensar lo duro que será el esclarecimiento de los hechos que terminaron con la vida de Fuentealba en la dura represión contra los docentes neuquinos del 4 de abril pasado.  Tan duro como el asesinato de Teresa Rodríguez en la localidad de Cutral Có, tan duro como el asesinato de Silvia Roggetti. El pacto de silencio continúa.

fuentealba2.jpg 

La campaña

Mientras tanto, el gobernador de Neuquén se pasea por cuanto canal o radio este a su alcance, prometiendo estar preparado para gobernar el país. Para ello se tomó una licencia y dejó la provincia en manos del vicegobernador Federico (em)Brollo.

Por estos días realizó una entrevista en el programa radial de Santo Biasatti, en radio Mitre. Durante la entrevista, el candidato a presidente aseguró ser el responsable político de la represión y asesinato de Fuentealba durante la protesta docente de abril: Hay un juicio que se está llevando adelante en este momento por la justicia neuquina para determinar quién es el autor material de la muerte de Fuentealba, de manera que la justicia va a determinar quién es el responsable de este hecho; y como he dicho en más de una oportunidad , el responsable político, en un hecho de estas características , es el gobernador.” Antes estos contundentes dichos ¿Cómo puede la justicia neuquina obviar semejante declaración? Que Sobisch asuma la responsabilidad de haber dado la orden de desalojar la ruta ocupada por los docentes pareciera no alcanzar para que sea juzgado.

Lenta y sistemáticamente la criminalización de la protesta ha alcanzado niveles alarmantes de crecimiento en nuestra sociedad durante los últimos años. Lo que nos espera si Sobisch alcanza la presidencia, cosa poco probable según las encuestas, es una profundización de este tipo de políticas: “El juez determinó que se debía tomar una medida en la ruta, y la fuerza policial depende del gobernador y el gobernador le da la orden al jefe de policía de que tome las medidas pertinentes para que esa ruta no sea ocupada. Y aquí hay que aclarar algo: Los sectores extremistas que fueron a ocupar la ruta tenían varios sectores que podían cortar para llamar la atención, para interrumpir el tránsito dejando caminos alternativos. Lo que quiero decir es que ningún juez podría dar ninguna orden de hacer cumplir la constitución y la ley atento a que puede haber riesgo, siempre hay riesgo en todos aquellos actos en que se manda a desalojar una ruta.”   En este caso el riesgo que corrió fue la muerte de un docente.

El sitio de la memoria

fuentealba1.jpgEl sitio del recuerdo, contra el olvido, a favor de la memoria y la justicia, donde cayó el profe Carlos, con los mensajes de sus alumnos escritos con corrector, a los que se suman los de esos extraños transeúntes que no lo conocieron, se convierte en un símbolo de todos los crímenes y muertes impunes en la provincia de Neuquén y en todo el país. Rememoramos en él la memoria de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, Cabezas, a Víctor Choque, a María Soledad Morales y tantos otros crímenes que han sido encubiertos por el poder de turno.

Hoy, a partir de las 10 de la mañana en todo el país, los docentes junto a organizaciones sociales marchan para reclamar juicio y castigo a los responsables del crimen del maestro Carlos Fuentealba. Esperemos que esta vez no hagan oídos sordos.

Etiquetado como:

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Current track
TITLE
ARTIST

Background