10 Años

Escrito por el 28 de octubre de 2017

10 años de una idea y una pasión que cobró forma a partir del esfuerzo militante de muchos compañeros y compañeras que le dieron, y le dan, vida a esto que es La Colectiva.

afiche 10 años

Con motivo de los 10 años

Una idea de un mundo sin oprimidos ni explotados, un mundo de iguales fundado en principios de solidaridad y compañerismo. Desde el primer día apostamos a la construcción de un espacio colectivo, participativo y asambleario, donde las prácticas horizontales sean la base de la construcción. Un espacio donde todos y todas tengan la posibilidad de aportar y adueñarse del proyecto, de enriquecerlo y enriquecerse. Esta idea implica, aún hoy después de 10 años, un proceso de aprendizaje junto a otros, un proceso de discusión, elaboración y reelaboración de nuestras propias prácticas.

La Colectiva nació al calor del 19 y 20 de Diciembre de 2001, de las asambleas populares y de la idea de que podemos llevar adelante nuestra vida sin necesidad de gobiernos ni patrones, a través de la organización autónoma.

Pero también somos frutos de una pasión, la pasión por la radio y por ejercer el derecho humano esencial de comunicar y comunicarnos. La radio es el formato que elegimos para expresar estas ideas, tanto desde la construcción de lo que sale al aire, lo que se escucha, como de la manera en que lo hacemos, en cómo nos gestionamos. Esa es otra de las ideas base: buscamos que lo que decimos se refleje en cómo lo hacemos.

Con ese origen y esa idea, abrimos los micrófonos para que nuestro aire contenga las luchas, los reclamos, las expresiones artísticas, las denuncias y las propuestas del amplio sector que este sistema se encarga de precarizar, perseguir, silenciar e invisibilizar día a día: trabajadorxs, jóvenes de los barrios populares, mujeres, la comunidad LGTTBIQ, pueblos originarios, artistas independientes, víctimas de casos de violencia institucional, y una lista interminable de sectores oprimidos por la sociedad capitalista.

Allá a principios de 2006 nos encontramos que luego de 2 años en un proyecto alternativo de comunicación, la realidad y los intereses de unos pocos nos querían imponer formas de pensar y de cuestionar la realidad política que nos rodeaba. Esa situación nos llevó a encarar nuestro propio proyecto respetando las ideas que nos daban forma y sin rescindir principios. Esa situación nos transformó en La Colectiva, un nombre que reflejaba no solo nuestra forma de organización y modo de construcción sino también nuestra búsqueda por superar las condiciones patriarcales que nos atraviesan: éramos La Colectiva, femenina, como la radio.

Esos primeros meses fueron difíciles, con un grupo grande de compañeros y compañeras discutiendo y pensando cómo construir una , alternativa y popular. Y en medio de esas discusiones, la búsqueda de un espacio físico para funcionar. Un proyecto como el que planteamos requería un espacio donde montar nuestros estudios y ese espacio no podía ser temporal, sino por un largo tiempo. Además, tanto ayer, como hoy, el reconocimiento legal de este tipo de propuestas era dificultoso. Desde el primer día sabíamos que la autoridades podían venir y decomisar los equipos. sin tener en cuenta que el sector comunitario, nuestros , son un eterno rezagado en las políticas públicas y es el estado quien no cumplia ni cumple hoy. Una idea nos acompañaba en esta búsqueda, queríamos participar en un espacio donde nuestra propuesta se compartiera con otros, no queríamos una solución individual, sino un espacio de gestión colectiva.

Luego de varias reuniones con diferentes organizaciones compañeras, llegamos a los que hoy es El Espacio de Cultura y Política Popular EL CID. El edificio de un banco quebrado fraudulentamente y recuperado por los vecinos y vecinas de la Asamblea del CID en el año 2002.

Llegamos al CID, al tercer piso al fondo, un pequeño espacio que antes cumplia funciones de departamento, con innumerables problemas edilicios, humedad, roturas, pérdidas de agua.

El Cid es uno de los espacios que nos fue definiendo, con sus dificultades y alegrías, nos llevó un enorme esfuerzo de diálogo y debate, de incorporaciones y partidas. Construir con otros era, y es, un camino más difícil pero a la vez más enriquecedor.

Al mismo tiempo que nos conformabamos como La Colectiva, nos integramos a otro de los espacios que nos fueron definiendo, la . Si bien veníamos participando con anterioridad, desde el nacimiento de La Colectiva nos propusimos una participación activa en la , siendo, en ese momento, la primera radio integral que conformaba ese espacio de articulación y debate. Incluso ese año, en el encuentro nacional llevado a cabo en Buenos Aires, el CID fue parte de los espacios que se utilizaron. Asimismo la fue el primer espacio desde donde pudimos transmitir por streaming, con nuestras primeras producciones cuando todavía las posibilidades tecnológicas eran un poco más complicadas que hoy.

Estos primeros años fueron de mucho trabajo manual, incluso mucho más que el radial, para poner en condiciones nuestra casa. Fueron días de herramientas en mano, a martillo y cincel, brocha y pincel,  ladrillos, hierro, madera y cables fueron tomando forma de estudio.

En el medio, pensar en radio, empezar con producciones cortas pero concretas. Nos acercamos a diferentes organizaciones y empezamos a producir documentales: , junto al Centro de Acción Popular Olga Márquez de Aredes y su lucha por los derechos humanos y el enjuiciamiento a los cómplices civiles de la dictadura. Puente del Sur y la economía social solidaria como una elección de consumo,  La Casa de Encuentro y la denuncia por todas nuestras desaparecidas en democracia, la revista “Quilombo” y nuestra raíz negra y del Río de la Plata, y más. Y el siempre querido Ricardo Horvath dándonos lugares en su Café, , a nuestra Mesa de Homero, recordando a Homero Manzi a 100 años de su natalicio. Entretanto le dimos forma a la web, primera cartelera pública donde nuestros pasos se van reflejando.

Ya por el 2008 avanzamos en nuevos equipos, ya los de la radio propiamente dichos. Con mucho esfuerzo, varias fiestas y mucha alegría avanzamos en la planta transmisora. Mientras, los primeros programas tomaban forma por el streaming de la RNMA: El Panorama Colectivo, primer propio, Piedra Libre, ya histórico institucional y tiempo después La Desventura del Hombre.

Finalmente llegamos al aire, saliendo con unos equipos básicos retomamos la lucha por el espectro y el derecho de los medios comunitarios a estar en él. Todavía el debate de la nueva ley estaba en ciernes pero desde La Colectiva plantamos señal en el 102.5.

El nuevo aire trajo nuevas voces y nuevas compañeras al colectivo. Poco a poco fuimos, día a día, ampliando la grilla. Primero unos días a la semana. Con el tiempo, estirarnos a la semana completa. Muchos son los programas que fueron pasando, demasiados para listarlos acá.

Y en este proceso capacitarnos, enseñarnos y aprendernos. De esta forma, también sumar voluntades a las tareas más técnicas, con una constante, tomar los problemas en nuestras manos. Los talleres de operación técnica nos fueron nutriendo de compañeras y compañeros que tomaron los controles para que muchas voces encuentren su camino al aire: Ramiro, Diego, Nacho al principio, Gra, Erika, Pepa,Tincho, Mariano, el Turko y Flor. Blas, Mara, Juli, Nico, Liana y varias más en nuestros días.

Pero no solo lo técnico, sino también enriquecernos en la forma de hacer radio, de comunicarnos, de editar y entrevistar, de conocer la historia de nuestro sector, de cuestionarnos nuestra propia práctica y nuestras definiciones. Un proceso colectivo de aprendizaje mutuo, sin egoísmos ni mezquindades pensando en que cada uno pueda dar lo mejor de sí en función del proyecto común. Nos propusimos hacer radio de calidad, prestando atención a los detalles, haciendo cada momento lo mejor que podíamos, cuidando las artísticas, los sonidos y las músicas.

A lo largo de estos años muchas compañeras y compañeros se sumaron, le pusieron voz y cuerpo a La Colectiva, es complicado mencionarles sin caer en omisiones por lo que evitaremos la tentación. Muchos continúan presentes y muchos otros nos acompañan desde la distancia pero con una oreja en La Colectiva.

Difícil también es no pensar en todas las voces de esos otros y otras que pasaron por la radio. Desde la incansable lucha de madres y abuelas por memoria, verdad y justicia, con quienes no sólo cada 24 de marzo marchamos sino que acompañamos cada día del año. Los organismos de derechos humanos que se esfuerzan día a día por combatir los avasallamientos de un estado opresor. Los familiares de Luciano Arruga, la militancia de Darío y Maxi, el grito por Julio López, quien también cumple 10 años, mucho más tristes, de su segunda desaparición forzada, las miles de asambleas socioambientales y organizaciones preocupadas por el cuidado de nuestro entorno contra la devastación extractivista. El reclamo ancestral de nuestros pueblos originarios siempre desoído. La lucha de cada pueblo latinoamericano que arrancamos con los compañeros paraguayos presos en Marcos Paz allá por 2006 y seguimos tanto del otro lado del charco, donde hicimos un documental sobre la minería en Aratirí, como en el resto de la patria grande. Especial acompañamiento al pueblo hondureño víctima de un golpe de estado y la persecución del estado represivo posterior, con el asesinato de Berta Cáceres que tanto nos conmovió. 

Y muchos y muchas más que estuvieron en nuestro aire, que acompañamos y nos acompañaron, de quienes aprendimos cómo dar la lucha por un mundo mejor y quienes ratificaron que la radio es un medio para la emancipación del pueblo. Por todo esto, La Colectiva se define como un proyecto político de comunicación.

Hoy nos encontramos a festejar estos primeros 10 años, un número redondo. Redondo como un círculo. Como las ruedas del bondi. Como las rondas de la Nepo. Como el mate que circula en asamblea. Esa misma asamblea que queda rondando después en el mate. Ese mate, cuyo sorbo final se mete siempre al Aire.

Por suerte estos diez años nos encuentran fortalecidos, con muchas fuerzas nuevas y con la convicción que no será el primer festejo sino que son muchos los años por venir.

La Colectiva, una radio que cumple 10 años, que materializó ese proyecto inicial en miles de horas de radio y miles de rondas, discusiones, abrazos, vinos y cervezas. Que hoy brindemos y disfrutemos esta construcción!!!!!

La Colectiva 10 Años Grupal

La Colectiva 10 Años foto grupal al final de los festejos


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


HD

La Colectiva HD - FM 102.5

Current track
TITLE
ARTIST

Background